Las “chicas” del padrino

Pseudoperiodista y ladrón

Vaya noticia la que se generó ayer por la mañana, la cual una vez más puso a nuestro país en el escarnio público internacional. Y es que después de que Tom Brady denunciara el robo del jersey que utilizó en el Super Bowl LI, las investigaciones llevaron al FBI, en coordinación con la PGR, al domicilio del ex director del periódico La Prensa: Mauricio Ortega, donde además del mencionado jersey, también hallaron otro del mismo Brady del SB XLIX, el casco y los zapatos que Von Miller vistió en el Supertazón 50, y vaya usted a saber qué otras cosas más. Vergonzoso. “Es que soy muy amigo de Brady”, dijo el sinvergüenza para justificar las cosas que tenía en su casa.

En este momento la situación jurídica de este individuo es presunto ladrón, pues hasta que un juez confirme sus fechorías no se le puede calificar de otra manera, aunque las pruebas lo condenen.

Es una pena que personas como ésta se aprovechen de una acreditación de PERIODISTA para ver el partido gratis, tomarse selfies con los jugadores –lo cual está prohibido y se advierte al reverso de la credencial- obvio no escribir una sola línea del partido y de paso ROBARLES sus pertenencias a los jugadores.

Y es que en estos 24 años de carrera periodística que tengo, por supuesto que he sido testigo de muchas tropelías de mis colegas, sin embargo, ninguna como la bajeza de este señor de La Prensa. Y es que en eventos importantes, llámese Juegos Olímpicos, Mundiales de Futbol, Super Bowl, algunos de los “jefes” o directivos de los medios se acreditan para llevar a cabo el periodismo-turístico-deportivo, donde repito no reportean ni escriben una sola línea, se van de shopping, y solo se aparecen el día del juego para disfrutarlo sin preocupación alguna, y lastimosamente hay muchos así.

Reza el dicho que pagan justos por pecadores, porque afortunadamente somos muchos los periodistas que sí amamos nuestra carrera y la ejercemos con dignidad, ética y profesionalismo, sin embargo, por el momento la actitud de este personaje ya nos dejó mal parados a todos.

Ojalá y no solo la NFL, sino las demás Ligas deportivas sean más estrictas a la hora de acreditar a la gente, y le den credencial únicamente a las personas que sí van a trabajar y no a cualquier vividor que termina siendo un pseudoperiodista ladrón. 

luis.gutierrez@milenio.com

twitter@luisE_Gutierrez