Las “chicas” del padrino

Durant y Nadal saborean la gloria

Los Warriors de Golden State celebraron ayer el segundo título en su historia, al imponerse en cinco juegos a los Cavaliers de Cleveland, equipo con el que han protagonizado las últimas tres Finales de la NBA.

Tras la dolorosa derrota del año pasado, cuando Golden State lideraba la serie 3-1 y no pudo finiquitarla, el mensaje de todos los jugadores fue claro: regresarían este año a la cima de la Liga.

Y la intención fue todavía más clara cuando en la agencia libre se hicieron de los servicios de Kevin Durant, uno de los mejores jugadores del circuito, que tomó la decisión de dejar al Thunder, escuadra con la que cinco años atrás había perdido una Final, para enrolarse con los Warriors, consciente que ambas partes se necesitaban para celebrar un título.

Sin embargo, al principio el choque de egos entre Durant y Curry no le trajo cosas buenas a la quinteta californiana, de ahí que se requirió la intervención del coach Steve Kerr para hacerles ver que ante todo estaba el equipo, y que dejaran atrás su protagonismo. Y funcionó. A pesar de que KD de nueva cuenta estuvo aquejado por las lesiones, se recuperó para regresar en buena forma para el cierre de la temporada y ya en los playoffs fue pieza fundamental para ayudar a los Warriors a levantar el Larry O´Brien.

Y ese esfuerzo fue reconocido también con el MVP de las Finales, luego de promediar 35.2 puntos, 8.4 rebotes y 5.4 asistencias, anotando en todos los juegos más de 30 puntos.

Y en París, a sus 31 años Rafael Nadal ganó el domingo su décimo título en roland garros y 15º. Grand Slam, barriendo en la final a Stan Wawrinka. Ya recuperado de sus lesiones, el español demostró que es el mejor jugador de arcilla de todos los tiempos. Por tercera vez se coronó en su torneo sin perder un set y cediendo apenas 35 games. En su momento lo escribí, somos privilegiados de ver jugar a tenistas de esta categoría. Y ya dijo el de manacor que si las rodillas no le dan problema, competirá a tope en Wimbledon, donde ojalá se mida otra vez con otro de los grandes de este deporte: Roger Federer. 

luis.gutierrez@milenio.com

twitter@LuisE_Gutierrez