Las “chicas” del padrino

Un Gran Premio que motiva

La realización del Gran Premio de México resultó sensacional, tanto en la organización como en el plano deportivo. Y es que existían muchas dudas de cómo respondería la gente, pues la afectación, la tragedia y el dolor que provocaron los sismos en nuestro país están aún latentes.

Sin embargo, por tercer año consecutivo todos los engranes funcionaron a la perfección para que el evento saliera a las mil maravillas, con el plus de que Lewis Hamilton celebró el cuarto título de su carrera en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

El domingo se estableció récord de asistentes, aunque el flujo de los tres días se quedó corto en relación al año anterior. Hay que recordar que el Gran Premio de México fue reconocido por la FIA como el mejor de la temporada en 2015 y 2016, y seguramente competirá por llevarse otra vez esa distinción.

El ambiente de nueva cuenta fue extraordinario, los aficionados se le entregaron por completo a Checo Pérez, aun a sabiendas que sus posibilidades de subirse al podio eran limitadas. El tapatío correspondió al apoyo dando el 200 por ciento a bordo de su Force India, ubicándose en la séptima posición, la mejor para él en estas tres ediciones en nuestro país.

La mayoría del resto de los pilotos compartieron en sus redes sociales videos, fotos o mensajes donde manifestaron su agradecimiento por todas las muestras de cariño recibidas.

Faltará esperar el balance final de las autoridades respecto a la derrama que dejó este evento, sin duda necesaria para reactivar la economía en la Ciudad de México.

En su momento, nos sorprendimos y criticamos la millonaria inversión que se hizo por traer de nuevo el Gran Premio a nuestro país, pero parece que hasta ahora ha valido la pena.

Cerrado el capítulo de la Fórmula Uno, preparémonos para la NFL, pues el 19 de noviembre Raiders y Patriotas se medirán en el estadio Azteca, en otro evento de primer nivel. 

luis.gutierrez@milenio.com  
twitter@LuisE_Gutierrez