Las “chicas” del padrino

Ni cómo ayudarlo, Mr. Trump

Desde que asumió como presidente de Estados Unidos, las declaraciones de Donald Trump siempre han dado de qué hablar. El tema de la deportación de los migrantes, los dreamers, su posición sobre política internacional, específicamente en el caso de Corea del Norte, han causado mucha polémica no solo entre sus opositores, también entre sus seguidores.

Sin embargo, el fin de semana se echó en contra a la Liga deportiva más importante de su país, la NFL, al sugerirle a los dueños de los equipos que corrieran o suspendieran a aquellos jugadores que se hincan o levantan el puño durante la interpretación del himno de EU. “Es una falta de respeto total a nuestra historia. Es una falta de respeto a todo lo que defendemos. ¿No les encantaría ver a uno de estos dueños de la NFL decir ‘saque a ese hijo de puta fuera del campo ahora mismo, fuera, está despedido’”, fueron algunas de las palabras del presidente estadunidense, las cuales provocaron la reacción del comisionado, jugadores, dueños y aficionados.

Hay que recordar que fue Colin Kaepernick, ex quarterback de los 49’s, el primero en arrodillarse durante el himno en protesta por los asesinatos de gente negra a manos de la policía. Esto sucedió la temporada pasada.

El comisionado Roger Goodell calificó como desafortunados los comentarios del presidente Trump, al tiempo que jugadores se pronunciaban en contra de él a través de sus redes sociales. De igual manera, varios equipos emitieron comunicados apoyando a la Liga. Y el domingo, en todos los estadios, los jugadores le respondieron a Trump, unos hincados, otros entrelazados de los brazos, y otros como los Acereros, no saliendo a la ceremonia del himno. Tom Brady, quien en la campaña presidencial le manifestó su apoyo, también le volteó bandera.

Ayer, otras luminarias de la NBA como Michael Jordan y LeBron James se unieron a las críticas en contra del mandatario. Calladito se ve más bonito, Mr. Trump. 

luis.gutierrez@milenio.com  
twitter@LuisE_Gutierrez