Las “chicas” del padrino

Les dije que no se confiaran

Y a final de cuentas la Alemania ‘B’ se proclamó campeona de la Copa Confederaciones, torneo que levantó por primera vez en su exitosa historia.

La juventud e inexperiencia no fueron impedimento para que los dirigidos por Joachim Löw demostraran en la cancha la esencia del futbol teutón, una escuela que trabaja desde la niñez, que apoya y da seguimiento a los jóvenes, y ahí están los resultados. No sé si sea un ejemplo a seguir, porque en nuestro país estamos a años luz de poder emular ese exitoso sistema, pero sí es envidiable. Y es que a la par de la Confederaciones, apenas el viernes otros chavos germanos se coronaban en la Euro Sub 21, imponiéndose a España.

A Rusia, Löw no llevó a Neuer, Kroos, Müller, Özil, Hummels, Götze, la base de la selección A, por decirlo de algún modo, y sí en cambio le enseñó al mundo el talento de Werner, Ginter, Goretzka, Kimmich, Can y Brandt, todos con 23 años o menos, y nos permitió constatar la capacidad de Ter Stegen, Mustafi y Draxler, este último, un crack que cumplirá 24 años en septiembre, quien ya fue suplente en Brasil 2014 y ahora la está rompiendo en el PSG.

¿Cambio generacional quiere Löw pensando en el Mundial del 2018? Con la base de experiencia con la que ya cuenta, mas la juventud que viene empujando fuerte, el técnico de las manos inquietas tendrá un menudo problema, no solo para conformar la alineación titular, sino para ¡Definir a los 23 que debe llevar a Rusia! Y es que, vaya talento que existe en este momento en el futbol alemán.

Enhorabuena a esta selección ‘B’ teutona, y reitero, envidia de la buena por la manera en que trabajan y llevan a sus futuras promesas desde pequeños. Y también a los directivos de aquel país, por creer en un proyecto y apoyar a su director técnico, quien este mes cumplirá 11 años al mando de Die Mannschaft. 

luis.gutierrez@milenio.com
twitter@luisE_Gutierrez