Las “chicas” del padrino

Seattle puede ser dinastía

La calidad y juventud del equipo puede llevar a los Halcones Marinos a ganar más títulos en los próximos años

Debo admitir que aunque predije que los Halcones Marinos iban a ganar el Super Bowl, nunca me imaginé que el partido terminara en paliza. Y es que la manera en que jugó la defensiva de Seattle humilló por completo a la mejor ofensiva de la Liga.

La primera jugada ofensiva de los Broncos sirvió de preámbulo para conocer el derrotero del juego, una desincronización entre Manning y el centro Manny Ramírez, que se tradujo en un safety, presagiaba cosas nada gratas para Denver.

Me sorprendió muchísimo lo bien entrenado que llegó Seattle al juego, ya lo había dicho Pete Carroll: "este equipo está física y mentalmente muy fuerte". Y vaya que tenía razón.

Las dos intercepciones a Peyton en la primera mitad fueron determinantes, con lo cual le bajaron anímicamente cualquier posibilidad al campeón de la Conferencia Americana.

Y es que mientras la desventaja en el marcador provocó que Denver se saliera de su plan de juego, los Seahawks jugaron como lo hicieron todo el año: con una defensiva agresiva, corriendo el balón y convirtiendo terceras oportunidades. Si revisan el box score encontrarán que salvo las jugadas grandes de Percy Harvin y Malcolm Smith, ningún elemento de los Halcones Marinos terminó con estadísticas deslumbrantes.

Enhorabuena para Seattle, para Pete Carroll, quien se convirtió en el tercer entrenador en jefe en ser campeón en el colegial y en la NFL. Ahora ha disfrutar y que la gerencia haga su chamba para mantener a la mayoría de esta joven plantilla, y es que si lo hacen, con todo y que cada día resulta muy complicado por la gran competencia que hay en la Liga, los Seahawks puede ser la nueva dinastía de la NFL.

Espero sus comentarios:

luis.gutierrez@milenio.com

http://twitter.com/LuisE_Gutierrez