Las “chicas” del padrino

¿Manning se irá como campeón?... No lo creo

Por segundo año consecutivo los dos mejores equipos en cuanto a siembra de cada conferencia se disputarán el privilegio de levantar el Trofeo Vince Lombardi. Esta vez, los Broncos de Denver buscarán su tercer título y las Panteras de Carolina su primero.

El Super Bowl 50, a disputarse este domingo en el Levi´s Stadium, casa de los 49ers de San Francisco, tendrá un matiz muy especial, pues mucho se ha especulado que será el último partido en la carrera de Peyton Manning, quien sueña con retirarse como lo hizo en su momento John Elway, ahora gerente general de los Broncos, con un anillo de campeón.

El mayor de los Manning ya ganó un título de Supertazón, pero también ha perdido dos veces el juego grande, siendo el más reciente hace un par de años, viéndose muy mal ante Seattle, por lo que debe reivindicarse y, de concretarse su adiós, irse por la puerta grande.

Y es que en sus 18 años de carrera en la NFL, Peyton nos ha asombrado con la precisión de sus pases, ha hecho que nos suba la adrenalina con la rivalidad que se generó con Tom Brady, nos ha desesperado con su peculiar manera de llamar y cambiar las jugadas en la línea de golpeo, nos ha emocionado cada vez que empata o rompe uno de tantos récords de la Liga, pero también nos ha decepcionado por no ganar más partidos de playoffs y más Super Bowls.

Y es precisamente este último punto el prietito en el arroz en la carrera de Manning, quien con sus dos triunfos de postemporada más reciente puso su marca en 13-13, y como ya lo citamos, marcha 1-2 en Super Bowls.

La falta de liderazgo a la hora buena, el no controlar la presión en los momentos clave y evitar lanzar intercepciones dolorosas, más su ya sabido disgusto de jugar en climas gélidos, han sido en términos generales los puntos cuestionables en la trayectoria de este quarterback, que con todo y todo estará en su momento en el Salón de la Fama.

El domingo Manning tendrá como su gran aliado para irse con todos los honores a la gran defensiva de su equipo, la número uno de toda la Liga y que en los juegos ante Pittsburgh y Nueva Inglaterra su labor fue determinante para quitarle presión a Peyton y que a la postre salieran con la victoria.

Y es que a sus 39 años, el egresado de la Universidad de Tennessee vivió una campaña muy complicada, con 17 intercepciones y un porcentaje de pases completos de 59.8%, el más bajo para él desde su temporada de novato. Además, se perdió seis partidos por lesiones.

Pero está en el Super Bowl y puede irse como campeón, el problema es que se mide a una defensiva muy fuerte como lo es la de Carolina, que lo presionará y golpeará todo el partido. ¿Movilidad? Olvídenlo. Nunca la ha tenido.

Si la defensa de los Broncos los mantiene en el partido, Manning puede sacar el juego en el último drive o tiempo extra, en eso siempre ha sido un maestro, pero si Denver se va abajo por más de dos anotaciones, se sale de su plan de juego y obliga a Peyton a lanzar más de 40 pases, Carolina se llevará la victoria.

Qué pronóstico tan complicado, Manning merece irse por la puerta grande; sin embargo, creo que Cam Newton será el protagonista de eta película.

¿Ustedes qué opinan?

Espero sus comentarios: luis.gutierrez@milenio.com

Twitter: @LuisE_Gutierrez