Las “chicas” del padrino

La pisoteada reputación de Roger Goodell

Como dicen en mi pueblo, ni cómo ayudarlo. Y es que en las dos últimas semanas le ha llovido y en serio al comisionado Roger Goodell, quien no supo manejar el caso de Ray Rice, cayendo en contradicciones y ganándose cualquier cantidad de críticas en las redes sociales.

Primero dijo que la NFL no tenía el video completo; sin embargo, la agencia AP reveló que sí lo recibió, obvio Goodell no se iba a echar la soga al cuello y lo negó, por lo que justificó el castigo de dos partidos que originalmente le habían aplicado al corredor de los Cuervos. Ya cuando se dio a conocer la cinta en redes sociales no le quedó de otra que suspenderlo indefinidamente.

Goodell ha sido un dirigente a quien lo único que parece importarle es el dinero; eso sí, ha consolidado a la NFL como la Liga deportiva más rentable en el mundo. Muchas personas me han preguntado por qué nuestro país no tiene un partido de temporada regular cuando según México es el mercado más importante para la NFL fuera de Estados Unidos, y la respuesta es muy sencilla, la libra esterlina vale 22 veces más que nuestro peso, y a la hora de ver las ganancias Londres se llevaría de calle a nuestra tierra, y eso es lo que a final de cuentas le importa al comisionado, ¿verdad, señor Goodell?

Volviendo al tema Rice, mucho periodistas en Estados Unidos escribieron columnas en las cuales le sugerían a Goodell dar un paso al costado, pues cometió muchos errores en el caso. Después de esta oleada de críticas, a Goodell no le quedó de otra que ofrecer una conferencia de prensa y admitir que se equivocó no sólo con Rice, sino en el tema de violencia doméstica de Adrian Peterson y Greg Hardy. "Actué mal en el caso de Ray Rice y lo siento, pero ahora lo haré bien", manifestó el comisionado el viernes en Nueva York.

La reputación de Goodell se fue por los suelos; sin embargo, convenció a los dueños de darle otra oportunidad, y éstos, con tal de que sus cuentas bancarias sigan creciendo, le dieron un voto de confianza, cuando lo más sensato y por dignidad era haber renunciado. Por cierto, el "mandato" de Goodell inició en 2006 y concluirá hasta 2018.

¿Ustedes, qué opinan?

luis.gutierrez@milenio.com

twitter@luisE_Gutierrez