Las “chicas” del padrino

Ojalá me tapen la boca

Luego de la gran actuación que tuvo la selección mexicana de futbol en su primer partido del Mundial ante Camerún, al que venció 1-0, las expectativas de ver al conjunto de Miguel Herrera al menos en octavos de final han crecido.

Un servidor escribió hace unas semanas que no veía cómo el Tricolor calificaría a la segunda fase, debido a que no generaba juego de conjunto, no tenía contundencia y algunos de sus jugadores manifestaban una baja futbolística evidente, por supuesto que todos mis argumentos terminaban con tres palabras: ojalá me equivoque.

Hoy debo admitir que en el duelo contra Camerún los dirigidos por Miguel Herrera jugaron 75 minutos extraordinarios, en los cuales tuvieron la pelota, fueron profundos por las bandas, la izquierda sobre todo, y concretaron un par de goles en la primera mitad que el árbitro invalidó injustamente. Individualmente el 'Gallito' Vázquez estuvo enorme en la contención, Herrera está convertido en un gran volante, Oribe volvió a aparecer a la hora buena y Giovani tuvo su mejor partido con la selección desde los Juegos Olímpicos de Londres, pues otra vez fue ese jugador que encara, pide la pelota y además se sacrificó y ayudó en la recuperación como nunca antes lo había visto.

La selección jugó con mucha personalidad, se adaptó muy bien a la intensa lluvia y nunca se desanimó ante las fallas arbitrales.

El prietito en el arroz de este equipo sigue siendo la defensiva y la desatención que tiene en balones por arriba y en pelota parada, y es que en los últimos minutos le cedió la iniciativa al conjunto africano, que cerca estuvo de empatar, si no es por la gran atajada de Ochoa al remate de cabeza de Moukandjo.

La contundencia o la puntería también es un aspecto a trabajar, pues no pueden desperdiciar ocasiones tan claras de gol como la que tuvo el 'Chicharito' en los minutos finales, quien echó el balón por arriba cuando estaba solo en la línea del área chica.

Sigue Brasil, el favorito, pero al que México suele hacerles muy buenos partidos, y estoy seguro que está vez también se lo hará, pero no creo que le alcance para ganar, aunque un empate sería maravilloso. Los nuestros también estarán pendientes del duelo Croacia-Camerún, para saber qué necesitan hacer en el encuentro del 23 de junio frente a los europeos y pelear por su pase a los octavos de final.

Falta mucho, pero al menos en su presentación, el Tricolor nos ha hecho ilusionarnos a todos.

Espero sus comentarios:

luis.gutierrez@milenio.com

twitter@LuisE_Gutierrez