Las “chicas” del padrino

La importancia del Combine antes del Draft

El largo receso que tendremos que sufrir los amantes del futbol americano debe ser bien aprovechado por los buscadores de talento, gerentes generales y entrenadores de todos los equipos con el fin de firmar, negociar y reclutar de la mejor manera posible para conformar un equipo competitivo de cara a la siguiente campaña.

Y es que no estoy descubriendo el hilo negro, pero el hacer bien estas cosas durante el receso puede ser la diferencia entre estar en los playoffs y ser un equipo con marca perdedora en 2014. Desde luego que el gerente general por principio de cuentas es el que desde ahora analiza la nómina para determinar la situación del club en materia del tope salarial (si está al límite, si se pasa, si tiene un buen colchón, etc), de ahí que si está al límite o por encima de él requiere renegociar contratos o de plano cortar jugadores para poder tener dinero si quiere retener a elementos importantes o buscar algo que necesite en la agencia libre. Sin duda es una labor nada sencilla.

Un evento importante previo al Draft es el Scouting Combine, mismo que se realizará del 22 al 25 de febrero en el Lucas Oil Stadium, de Indianápolis, aquí los mejores prospectos colegiales de cada posición son sometidos a diversas pruebas en las que se mide su fuerza, velocidad, elasticidad, reflejos, técnica y demás. Lo curioso es que a este importante evento no suelen acudir todos los entrenadores en jefe, como que lo desdeñan, cuando es el lugar perfecto para ver personalmente el talento de los jugadores, en su lugar mandan a los gerentes generales, quienes la mayoría de las veces no atinan a la hora de evaluar las capacidades de los muchachos.

Quienes sí van, tienen un panorama más claro de lo que van a reclutar en el Draft, y de acuerdo a la posición que tengan para seleccionar es como negocian con otros conjuntos para subir posiciones a la hora de elegir. Los que no, únicamente se basan en las películas y lo que los buscadores les dicen, lo cual la mayoría de las veces resulta ser un desatino total. Y es que muy pocos entrenadores en jefe tienen la visión para escoger atinadamente o descubrir qué jugador, aunque no tenga los reflectores, tiene las condiciones para llegar a ser una estrella en su equipo y por ende en la NFL, y si no que les pregunten a Jimmy Johnson, Bill Parcells y Bill Belichick, sin una unos genios a la hora del reclutamiento.

Después de este proceso, vendrá el Draft, el cual en esta ocasión tendrá lugar del 8 al 10 de mayo en Nueva York, donde acuerdo a lo establecido en el Combine y a la habilidad de los gerentes generales, los equipos realizarán con atino y desatino la elección de los jugadores que ellos consideran llenarán de inmediato o a corto plazo, las necesidades del equipo.

Para nosotros como aficionados todo este tiempo resulta aburrido y desesperante, pero para las directivas y entrenadores de los equipos, estos meses siguientes serán determinantes para pensar en tener una gran temporada o no en 2014. ¿No lo creen así?


http://twitter.com/LuisE_Gutierrez