Las “chicas” del padrino

Las "chicas" del Padrino

Una ONEFA con Tecs incluidos, ¿O, no?

Quienes de una u otra manera fuimos o estamos vinculados a la UNAM disfrutamos, aplaudimos y nos emocionamos con la victoria de Pumas CU sobre los Tigres de la UANL (su primera en la Sultana del Norte desde 1966), el viernes pasado, la cual les dio el campeonato de la ONEFA, el número 25 en su historia y el primero que ganan en Monterrey. Con el doloroso descalabro, los norteños vieron cómo se iba por la borda la ilusión de lograr su tercer título consecutivo y cuarto en cinco años.

Y es que desde que los equipos de la UNAM y el Politécnico encabezaron en 2008 su desvinculación para jugar en una conferencia aparte de futbol americano, argumentando la nula equidad competitiva y solicitando regulación de número de becas por equipo, edad límite de los jugadores y reglamentación adecuada de try-outs; todo con la finalidad de mantener el espíritu de competencia justa, nuestro futbol americano estudiantil ya no es el mismo.

A partir de ese entonces los Tecs junto con la UDLA y algunos conjuntos más conformaron su Liga, mientras que en la ONEFA se quedaron mayoritariamente equipos de universidades públicas. ¿Cuál ha sido el resultado de todo esto? Una dolorosa fractura, en la cual los verdaderos aficionados al deporte de las tackleadas tenemos que conformarnos por ver a unos cuantos conjuntos, dando como resultado en el caso de la ONEFA, que en la Conferencia de los 8 Grandes, desde 2008 a la fecha, el título lo disputen únicamente dos equipos (Tigres y Pumas CU), mientras que en la de las Universidades privadas, hoy en la Conadeip, el pastel se lo repartan el Tec de Monterrey y la UDLA.

Y es que en el papel, los malos de la película son las escuelas privadas, pues no quieren regular el programa de becas, situación que les permite "robarse" el talento de las escuelas públicas con el simple hecho de ofrecer una beca de estudio en alguno de sus planteles.

Y mientras no se regule este punto, el cual es y seguirá siendo la manzana de la discordia, pensar en una posible reunificación de la ONEFA parece tristemente imposible, por lo que Tigres y Pumas, si acaso por ahí las Águilas Blancas, seguirán mandando en los 8 Grandes, y Monterrey y UDLA en la Conadeip.

¿Por qué no pueden llegar a un acuerdo? ¿O acaso hay más cosas de fondo que las simples becas?

Ojalá las autoridades de la ONEFA insistan en este receso y convoquen a las reuniones que sean necesarias, para que los representantes de todas las escuelas piensen no solo en el beneficio particular, sino el del futbol americano de nuestro país.

¿Será mucho pedir?


twitter@luisE_Gutierrez