Las “chicas” del padrino

"Titán" y "Cañoncito", vaya dupla

En este comienzo de las Grandes Ligas no voy a profundizar sobre los equipos catalogados favoritos para ganar la Serie Mundial, llámense Dodgers, Detroit, Washington, Cleveland, sino en el grato sabor de boca que han dejado las actuaciones de Adrián González y Roberto Osuna, dos peloteros mexicanos que pintan para tener una gran temporada con Los Ángeles y Toronto, respectivamente.

En el caso de Adrián, no sorprende que esté haciendo bien las cosas con el bat, pues ya ha demostrado su consistencia a lo largo de su carrera, la cual consta ya de 12 años en la Gran Carpa, sin embargo, siempre nos llenará de orgulloso saber que el primera base de los Dodgers estableció marca de más jonrones en los primeros tres días de una temporada al depositar cinco esféricas del otro lado de la barda, tres de ellas en un partido, ante el pitcheo de los Padres de San Diego.

El mexicano siempre ha sido muy disciplinado dentro y fuera del diamante, se cuida y trabaja mucho, es un profesional en todos los sentidos y los resultados saltan a la vista, ya el año pasado su consistencia con el tolete le valió para terminar como líder productor de todas las Grandes Ligas al remolcar a 116 compañeros a la registradora. Curiosamente esta no fue su mayor cantidad de producidas, pues en 2008 produjo 119 con San Diego y en 2011 empujo 117 cuando jugaba en Boston.

Ojalá rebase de nuevo el centenar de carreras producidas (lleva tres años en fila lográndolo) y también rompa su marca de jonrones, la cual es de 40, establecida en 2009 con los Padres.

Y por si le faltará algo a Adrián para redondear su grandeza en el diamante, les diré que defensivamente es una muralla en el primer cojín y peleará por ganar por quinta ocasión en su trayectoria el Guante de Oro, tal como lo hizo en 2008 y 2009 (San Diego), 2011 (Boston) y 2014 (Los Ángeles).

El caso de Roberto Osuna es admirable, el joven de 20 años fue invitado este año al campo de entrenamiento de los Azulejos de Toronto y le llenó el ojo al mánager John Gibbons, quien le dio la oportunidad de hacer el equipo y vaya sí ha respondido.

El orgullo de Juan José Ríos, Sinaloa, tuvo el privilegio de debutar en las Grandes Ligas el pasado 8 de abril, ni más ni menos que ante los Yanquis en el Yankee Stadium, para enfrentar a Alex Rodríguez con la casa llena y un out. El "Cañoncito" respondió como gente grande al ponchar sin tirarle a A-Rod, y terminó la entrada dominando a Stephen Drew con elevado. Sin duda un debut soñado para cualquier joven.

Al día siguiente, el hijo de Antonio Osuna regresó al montículo, esta vez la situación no era tan apremiante, pero volvió a cumplir. Entró en la sexta con hombre en primera y dos outs, Ryan Murphy lo recibió con doblete, pero salió del hoyo ponchando a Stephen Drew. En la séptima, caminó a Didi Gregorius, y después dominó a Jacoby Ellsbury con rola y terminó a tambor batiente su labor ponchando por segundo día en fila a Alex Rodríguez y en tres pitcheadas a Carlos Beltrán.

Hasta ahora, el ser subido directamente de clase A a las Mayores no le ha pesado, habrá que esperar cómo se le dan las cosas, pero por lo pronto ya demostró que con su recta de 95 millas y su curva, puede hacer el trabajo.

Enhorabuena.

Espero sus comentarios.

luis.gutierrez@milenio.com

@LuisE_Gutierrez