Las “chicas” del padrino

Romo no hace milagros

Luego de siete de semanas de ausencia en las cuales los Vaqueros de Dallas acumularon siete derrotas, el regreso de Tony Romo a los controles no cambiará mucho el destino del conjunto de la estrella solitaria en lo que resta de la temporada.

Y es que aunque es innegable que sin Antonio Ramiro la ofensiva vaquera no tuvo profundidad ni con Brandon Weeden ni con Matt Cassel, también es cierto que la defensiva ha dejado mucho qué desear al caerse dramáticamente en el último cuarto, y es que Dallas ha dejado escapar la ventaja en sus más recientes cuatro partidos.

Con marca de 2-7, los Cowboys están tres juegos atrás de los Gigantes de Nueva York, y es que en este momento la División Este de la NFC es la más mediocre de la Liga. De cualquier manera, el regreso de Tony Romo parece demasiado tarde para un equipo que no supo ganar sin él y cuya más reciente victoria sin Romo se remonta al 2010.

Dallas jugará este domingo en Miami, después recibe a Carolina el Jueves de Acción de Gracias, visita consecutivamente a Green Bay y Washington, recibe a los Jets, va a Búfalo y cierra en casa ante los Redskins. Sin duda un rol muy complicado.

Lástima por los Vaqueros, pues esta temporada se habían creado buenas expectativas y se esperaba pudieran pelear en la Conferencia Nacional, pero la realidad indica que sin un quarterback suplente competente y sobre todo, sin defensiva, su ayuno campeonil continuará extendiéndose.