Las “chicas” del padrino

Habrá nuevo rey en París

Para mi gusto es el mejor arcillista de la historia, sus 8 títulos en Roland Garros y sus más de 300 victorias en esta superficie respaldan mi aseveración. Sin embargo, sus malestares físicos han mermado este año su rendimiento e incluso sobre tierra batida ya no se ha visto tan dominante al ganar apenas uno de los cuatro torneos Masters europeos que ha disputado (Madrid).

Me refiero a Rafael Nadal, un monstruo en arcilla, pero que en la presente temporada ha batallado muchísimo, principalemente creo yo, porque no ha estado al cien por ciento físicamente. La espalda le ha molestado todo el año, y aunque el manacorí no lo ha puesto de pretexto, es evidente que no ha podido estar a tope de sus capacidades y eso se ha notado en la cancha.

Ojalá que la motivación por ganar un noveno Roland Garros nos permitan ver al Nadal que todos conocemos, porque de lo contrario le pasará el reinado a Novak Djokovic, quien contrario a Rafa, está jugando a un gran nivel, y ya venció dos veces esta temporada a Nadal, en Miami y hace unos días en Roma.

Y para agudizar aún más los problemas para el jugador número uno del mundo, el sorteo y el cuadro para Nadal no está nada sencillo, pues en su camino para llegar a la final deberá medir fuerzas ante David Ferrer, Nicolás Almagro y Andy Murray o Stanislas Wawrinka, todos con excepción del escocés ya vencieron a Rafa este año.

Y aunque del otro lado de la llave Nole tampoco la tiene sencilla, pues se enfrentará a Berdych, Nishikori, Federer y Tsonga, el nivel que ha enseñado el serbio lo colocan en este momento por arriba de Rafa, de ahí que la oportunidad parece inmejorable para que Djokovic se convierta en el sucesor de Nadal en la arcilla de París, en lo que significaría la primera vez que se corone en Roland Garros.