Las “chicas” del padrino

El pisoteado honor de los Patriotas

Resulta increíble de creer que un equipo tan talentoso y con un gran entrenador como lo es Nueva Inglaterra, se haya visto involucrado en lamentables casos de violación a las reglas del juego para sacar provecho de ello. Y es que por mucho que presuman haber llegado a seis Super Bowls en 14 temporadas, ser junto con Vaqueros y Acereros los que más han jugado en la historia, de que Tom Brady sea el quarterback que más Súper Tazones haya vivido y que haya unido su nombre al de Mike Lodish como los únicos en participar en seis Súper Domingos, esas trampas en las que han incurrido les pondrá –al menos eso haré yo- un asterisco, porque siempre rondará el fantasma de la ilegalidad.

En su momento, sucedió la ahora famosa Tuck Rule, en aquellos playoffs de 2001, cuando Tom Brady había sido capturado y perdió el balón en el duelo ante los Raiders, pero en el cual los oficiales explicaron que no había sido fumble, por lo que los Patriotas mantuvieron la ofensiva, empataron el duelo y después lo ganaron en tiempo extra. De esto ellos no tuvieron la culpa, pero desde luego todos hablan de que fueron favorecidos.

Posteriormente vino el famoso Spygate, en el que la Liga comprobó que Bill Belichick había mandado robar las señales de los equipos rivales. La NFL multó con 750 mil dólares a los Patriotas, entre ellos 500 mil a Belichick, y les quitó selecciones colegiales. El mañoso entrenador argumentó no saber que eso estaba prohibido.

Y ahora el Deflategate, en donde se les acusa de haber utilizado balones con menos aire de lo permitido en la primera mitad del Juego de Campeonato ante los Potros de Indianápolis, situación que tanto Brady como Belichick declararon no saber cómo sucedió y la cual la NFL ya investiga.

Saquen sus conclusiones, pero los hechos están ahí, y eso habla muy mal de una organización que presume ser seria. Reitero, no habría necesidad de hacer cosas buenas que parezcan malas, porque Patriotas tiene mucho talento en sus filas, pero bueno, sólo Belichick sabrá por qué lo hizo.

Ahora enfrentarán a la prensa en la semana previa del Super Bowl XLIX, y tras negar todo lo acontecido se aprestarán a disputar el duelo frente a Seattle, el cual si ganan, le permitirá a Tom Brady igualar a Terry Bradshaw y Joe Montana como los únicos quarterbacks en la historia en tener 4 anillos, pero si pierden, alcanzarán a los Broncos como los dos equipos con cinco derrotas en el Juego Grande.

Al tiempo.

Espero sus comentarios.

luis.gutierrez@milenio.com

twitter@LuisE_Gutierrez