Aquí, en corto…

¿Más violencia contra mujeres?

Ya lo había dicho antes y lo sigo diciendo, pero ahora más enfáticamente.

El fútbol como espectáculo masivo en nuestro país y en cualquier parte del mundo, es también un fenómeno social que refleja de algún modo el comportamiento y la educación de los que de una u otra manera nos hacemos partícipes. Algunos estudios sociológicos que he leído así lo confirman.

Esto viene a colación, mis tres ávidos y entusiastas lectores, porque en el transcurso de la semana se dio a conocer un tema que ha causado gran revuelo en medios de comunicación y sociedad en general; que además es también reflejo de la situación de vulnerabilidad que viven las mujeres en nuestro país: aparentes tratos denigrantes y homofóbicos por parte de algunos clubes de la nueva liga femenil de futbol de México.

Aparentemente una jugadora que solicitó el anonimato, dio a conocer a algunos medios una parte del contrato de trabajo que aparentemente les obligaron a firmar y en el que también aparentemente les prohíben hablar abiertamente de homosexualidad, en caso de que la hubiera, así como de amenazas de despido en caso de embarazo y otras linduras que atentan contra la libre elección de las mujeres, ya sea preferencia sexual, religión o cualquier otro derecho que les otorga la ley.

Y perdón que insista con la palabra "aparentemente", pero es que hasta el momento no se ha publicado documento alguno que se constituya como una prueba fehaciente de que existe tal abuso por parte de la liga o los clubes.

Sin embargo, en un ejercicio de honestidad, solo hay que voltear un poco la vista para poder darse cuenta de la situación de violencia que existe en todos los ámbitos en contra de las mujeres en nuestro país, y así entonces, también pensar que tal vez esto puede ser real y que en verdad existe este contrato por demás vejatorio y abusivo.

No me resulta imposible imaginar que las jugadoras sean violentadas de tal forma, precisamente porque tengo conciencia de que existen estúpidos moralistas y machos retrógrados e ignorantes que gozan de imponer su pensamiento abstracto. Lo hemos visto hasta el cansancio en otras ocasiones y en diversos ámbitos.

De ser así, la Liga MX Femenil debe dar un golpe de autoridad y llevar a los responsables a una expulsión inmediata. Este tipo de personajes no merecen pertenecer a una liga que se enorgullece de valores y respeto, aunque a veces carezcan de los mismos.

Síganme en Twitter: @AzconaMilenio