Aquí, en corto…

En caída libre

Lo que esperaba ser una temporada de consolidación, éxito y con aspiraciones al Super Bowl para los Vaqueros de Dallas, se ha convertido en la peor pesadilla que cualquier equipo pudiera soñar. Tres derrotas en fila en los últimos tres juegos, más las que se tuvieron previamente ante Denver, Los Ángeles y Green Bay, tienen a los texanos con una desastrosa marca de 5-6 en el presente año.

Y es que, mis tres ávidos y entusiastas lectores, entre lesionados y suspendidos, el equipo de Jason Garrett ha tenido una temporada para el olvido en la que, además, es muy probable que ni siquiera lleguen a la ronda de playoffs, pues no se ve como puedan siquiera acercarse a las Águilas de Filadelfia, que tienen impresionante marca de 9-1, la mejor de la NFL hasta el momento.

¿Quieren números? ¡Pues números tenemos!

Es la primera vez en la historia de Dallas que hilan tres juegos consecutivos con menos de 10 puntos. ¿Quieren más? Es la tercera ocasión, desde 1989, que los Cowboys pierden tres partidos por más de 20 puntos en un año. ¡Y para acabarla de joder! Es la primera vez, desde 2004, que los texanos pierden tres seguidos por más de 20 puntos.

Si así están las cosas, imaginen como vendrá el resto del calendario aún con cinco juegos por disputar y con Ezekiel Elliot regresando hasta la penúltima jornada.

Aquí lo importante es que la debacle no solo se manifiesta a la ofensiva. En la defensa, en el más reciente partido ante los Cargadores, los Vaqueros permitieron 434 yardas y tres TD de Philip Rivers. Ante Filadelfia, Carlton Wentz les tiró para 168 yardas y dos TD, pero lo peor es que les corrieron para 215 yardas y otras dos anotaciones. ¿Qué les puedo decir del juego ante Atlanta, en el que Matt Ryan lanzó para 215 yardas y dos TD, mientras que por carrera les hicieron 132 yardas totales y otro TD? ¡Simplemente desastroso!

Me queda claro que las lesiones de Zack Martin y de Tyron Smith, así como la suspensión de Elliot han venido a dar al traste al juego ofensivo de Dallas. Esto se refleja en las doce capturas que recibió Dak Prescott en los últimos tres encuentros, mientras que en los ocho juegos anteriores había sido capturado en solo diez ocasiones.

Obviamente los rumores no han hecho esperar y ahora se habla de que el coordinador ofensivo, Scott Linehan, podría quedar fuera del equipo. No sé si esa sea la respuesta definitiva a los problemas de Dallas, pero creo que a estas alturas y con el equipo incompleto, sería una decisión muy precipitada. Así las cosas.


Twitter: @AzconaMilenio