Aquí, en corto…

De emociones, récords y una que otra polémica

Por más que busco hacer memoria, mis tres ávidos y entusiastas lectores, no recuerdo haber visto alguna otra Serie Mundial tan emocionante y cardiaca como la que acabamos de ver y no sé si ustedes recuerdan una similar.

Me viene a la mente aquella que se jugó entre Dodgers de Los Angeles y Yankees de Nueva York en 1981, en donde Fernando Valenzuela encarriló a los angelinos luego que éstos perdieran los primeros dos de la serie para ganar después cuatro seguidos, pero no creo haya sido tan pareja y tan espectacular como ésta.

Aún con la controversia que se causó por el aparente hecho de que las pelotas eran más resbaladizas que las normales, y que se argumentara que debido a esto se estableciera un récord de más cuadrangulares en una Serie Mundial, la polémica no pasó de un mero rumor que se encargaron de alimentar algunos lanzadores como Yu Darvish o Justin Verlander.

Entonces en el transcurso de los siete juegos se rompieron récords que dieron pie a la discusión: en el segundo se conectaron más batazos de cuadrangular en un juego de serie mundial con ocho, incluidos cinco en extra innings; mientras que también se rompió el récord de más jonrones en el clásico de otoño con 22 en total. Además, el quinto juego que se fue a diez entradas, dejó una marca del tercer partido con más carreras anotadas.

En el caso de Justin Verlander, que no perdió un solo partido desde que llegó a Los Astros ya iniciada la temporada, tuvo dos apariciones en las que perdió uno y se fue sin decisión en el otro, debido a una andanada de jonrones que voltearon marcadores.

Interesante también resulta que Houston es el primer equipo que aparece en serie mundial siendo parte en su historia de ambas ligas. Hasta antes de 2013 perteneció a la nacional y después a la americana. También éste fue su primer título en 56 años de historia.

Y para entender la locura que provocó este Clásico de Otoño, solo hay que darle una ojeada a como se dio la serie: Dodgers gana el primero, Astros empata y luego se va arriba 2-1, Dodgers empata y nuevamente los Astros se van arriba 3-2. Los Ángeles regresan para empatar la serie y ésta se define en el séptimo juego con la victoria final de Houston. ¿Podría pedirse más emoción que la que nos dieron?

Independientemente de la polémica, creo que difícilmente volveremos a ver una serie mundial similar a ésta que acaba de pasar. No recuerdo estar metido a tal grado en una serie anterior ni tampoco alguna que me provocara tantas sensaciones. Así las cosas.

Twitter: @AzconaMilenio