Aquí, en corto…

Las posibilidades son muchas y muy variadas

Al menos eso decía mi consejera escolar cuando en mi muy lejana adolescencia, aún no definía el rumbo de mi profesión y mucho menos de mi vida; ya después que me sentí maduro, decidí regresar a engrosar las filas del periodismo desde la comodidad de mi silla, pero eso sí, solo con el afanoso intento de hacerle pasar a mis dos lectores un momento de sano esparcimiento.

Entonces y ya entrados en calor, ¡Mejor hablemos de la NFL!

Y es que en una Liga donde la paridad en los equipos es notoria, aún nada se ha definido, más que la garantía que los Vaqueros de Dallas reciben la totalidad de los playoffs en casa, y ahí es donde radica el éxito como producto; nada más refrescante que ver cualquier juego y entretenerse como niño con juguete recién entregado de la bolsa de Santa Claus.

Incluso ver que Jacksonville o Cleveland pueden ganarle a cualquier otro lo convierte en un espectáculo sin igual, sobra decir que aún con marca perdedora, Chicago le hizo la pasada a Minnesota. O que los Gigantes vencieron en un par de ocasiones a Dallas, o que los Bills superaron a los Patriotas, aunque sin Tom Brady, pero así, en ese tenor, llegamos a la última semana, donde todo se define.

AFC

Nueva Inglaterra asegura siembra como número uno con triunfo, mientras que Oakland tiene hasta ahora la segunda mejor marca de la Conferencia; sin embargo, una derrota, combinada con una victoria de Kansas City, voltearía su situación.

Entonces, Pittsburgh y Miami son los únicos que han asegurado juego entre ellos, mientras que Houston obtuvo el campeonato divisional y podría enfrentar a cualquiera de los dos mencionados en la División Oeste, esperando resultados de la última jornada.

NFC

Dallas ya aseguró el número uno en la Conferencia y descansa la primera semana. Entonces, Green Bay y Detroit se juegan el campeonato divisional Norte, pero al mismo tiempo la posibilidad de ser el segundo mejor si se combina con una derrota de Atlanta. Si en su caso los Halcones vencen a Nueva Orleans, aseguran campeonato y mejor segunda marca.

¡Pero esperen, que ahí no acaba todo!

Washington y Tampa Bay aún buscan una milagrosa oportunidad de colarse a playoffs, al vencer a los Gigantes y Carolina, respectivamente, pero también necesitan una derrota de cualquiera de los dos, combinada con un tropiezo de los Leones de Detroit.

Por su parte, Seattle solo espera desde su campeonato divisional al rival que puede surgir de todas las combinaciones anteriores.

Entonces y después de emocionarme con la NFL, me queda claro que como decía mi consejera: las posibilidades son muchas y muy variadas. O usted, ¿qué opina?  

Twitter: @AzconaMilenio