Aquí, en corto…

De suspensiones y un probable mal inicio.

Ya venía arrastrando problemas desde hace un tiempo y además lo habían venido investigando debido a los reportes de su comportamiento, sobre todo los vinculados a violencia doméstica. También aparente pelea en un bar, visita a un dispensario de mariguana y casi desnudar a una mujer en público en un festejo de San Patricio, han sido algunas de las exquisiteces por las que Ezekiel Elliot ha llamado poderosamente la atención y por las que finalmente, ha sido suspendido con seis juegos.

Roger Goodell, comisionado de la NFL, ha sido muy tajante y estricto en ese sentido y además ha asegurado que no permitirá que ningún jugador, entrenador o cualquier elemento vinculado con la liga, dañe la imagen que se ha tratado de construir. El código de ética es muy claro y todo mundo lo firma sabiendo las consecuencias que pueden venir en caso de romperlo. Ezekiel Elliot no era la excepción.

Y no es que, a estas alturas, mis tres ávidos y entusiastas lectores, uno venga y se quiera hacer el guapo asustándose con este tipo de actitudes, ¡no ni madres! Uno también tiene su corazoncito y su historia de podredumbre y perversión, pero afortunadamente yo no soy famoso como Elliot y pues lo más que puede pasar es que con la edad me canse pronto y me manden a mi casa rapidito y de buen modo.

El caso es que el asesor especial de la NFL, Todd Jones, y los asesores independientes que hicieron la investigación y recabaron las pruebas, entre ellas fotografías, concluyeron que éstas han sido sustanciales y respaldan la versión de Tiffany Thompson, exnovia del jugador, de haber sido agredida en múltiples ocasiones.

¿Qué tanto afecta esta suspensión a los Vaqueros de Dallas? ¿Qué tanto influirá la ausencia de Elliot en estas primeras seis jornadas de inicio?

Aparentemente la presencia de Ron Smith, Darren McFadden y Alfred Morris harían pensar que el backfield está bien cubierto, pero en mi opinión no es lo mismo. Elliot fue el líder de la NFL con poco más de 1600 yardas por carrera y 15 TD, promediando 5 yardas en cada intento. Solo McFadden se acercó un poco al promedio de Elliot, con 3.6 yardas por acarreo, sin embargo, solo corrió para 87 yardas en todo 2016.

Con base en las cifras obtenidas, creo que los Vaqueros tendrán que privilegiar la ofensiva aérea, esto si quieren competir en este inicio. Un panorama bastante oscuro.

Síganme en twitter: @AzconaMilenio