Aquí, en corto…

¡Pero qué piel tan delgada!

Hace no pocas semanas escribía en esta su columna acerca de mis sentimientos de identidad con México. Igual les platicaba de cómo los diferentes personajes de la vida pública nacional han puesto a prueba mi “mexicanidad” y de cómo algunos aspectos negativos de la idiosincrasia de nuestro pueblo se han arraigado, lamentablemente, en el comportamiento de muchos de nosotros.

Ante mi actitud de constante incomodidad y molestia por como ese tipo de conductas han penetrado y han hecho raíz en el deporte de nuestro país, me he encontrado con una respuesta que en principio me ha provocado una carcajada, seguida de un natural encabronamiento por tan cínico comentario.

“¡Tienes la piel muy delgada!”, me insinuaron.

Y no es que uno vaya tirando flores, virtudes y pureza por el mundo, pero tampoco me jodan que el hacerse de la vista gorda es la solución más viable para esos problemas.

¿Y de qué está hablando este pinche orate, amargado y sin vida sexual, seguro se preguntarán mis dos entusiastas lectores? ¡Naturalmente de la patética e inverosímil sanción que la Comisión Disciplinaria ha impuesto al Veracruz, después de las grotescas imágenes de las que muchos fuimos testigos!

¿Qué pasa en realidad en la Liga Mx y la Femexfut? ¿Por qué la cobardía y la mano blanda para aplicar el reglamento? ¿Hasta qué nivel se tiene que llegar para que entiendan que están jugando con fuego? ¿Esperan una tragedia? ¿Los intereses económicos están por encima de la seguridad del público? ¿De quién será la mano que mece la cuna? ¿Quién se beneficia con una sanción así de pusilánime? ¿Existirá algún acuerdo entre clubes para no perjudicarse mutuamente?

Seguramente ni Enrique Bonilla ni Eugenio Rivas contestarán éstas ni muchas otras preguntas, apostando por una medida natural y de costumbre en este país: el olvido paulatino. Hoy nos interesamos en una noticia, pero que mañana olvidamos por la siguiente de ocho columnas.

Por lo anterior y sin el afán de ser fatalistas, tanto la Liga Mx como la Comisión Disciplinaria acaban de dar luz verde para que cualquier pseudoaficionado pueda agredir en un estadio a quien se le pegue la gana, sin tener que preocuparse por una sanción. Así las cosas.

Twitter: @AzconaMilenio