Aquí, en corto…

A ver, a ver… ¿dónde quedó la bolita?


Debe ser bonito que existan momentos en la vida de cualquier mexicano en los que se sienta que la patria fluye y en los que, orgullosos de serlo, se grite fuertemente y al calor del tequila o el mezcal, “¡viva México, cabrones!”.

Y supongo que debe ser bonito porque personalmente, hace mucho que no me lo hacen sentir con intensidad. Bueno, les cuento que hace algunos días tuve un esbozo de mexicanismo puro, cuando asistí a ver el fabuloso ballet folclórico de Amalia Hernández. Y es que cosas tan impresionantes como ésa, hacen que a uno le brinque la patria.

El problema radica en que cuando ya empezaba yo a enrollarme en la bandera y casi me tiro de la cúpula del Palacio de Bellas Artes en un grito de viva la patria, ¡zas culebra! De un solo golpe me arruinaron la mexicanidad, cuando me entero que cuatro imbécilescobardes, básicos y sin educación, como tristemente hay muchos en este país, golpearon con brutalidad a la ex atleta Ana Gabriela Guevara por un incidente de tránsito.

Pero mi malestar no radica solo en este acto cobarde. Mi molestia ha venido creciendo mientras leo con asombro que la “Legión de Idiotas” de internet —particularmente las de Twitter— como bien las llama Ricardo Alemán, se le fueron con todo al cuello, denostando e insultando a Ana Gabriela por su apariencia física, como si eso fuera justificación suficiente para haber sido agredida de tal forma.

Entonces mi nivel de mexicanidad mexicana cayó, mis queridos dos lectores.

Luego como si no fuera suficiente, ¡bolas! A la cárcel con todo y trapos al presidente de la FMAA, Antonio Lozano Pineda, por supuesto peculado
de más de cuatro millones de pesos.

Y uno ya entrado en estos menesteres, pues busca con ahínco cuáles han sido los resultados de este federativo que, como muchos otros, están ahí sentados para disfrute personal de las mieles del poder y del dinerito que usted y yo, pagamos en impuestos.El resultado es que en poco más de ocho años al frente de la FMAA, solo una medalla olímpica se ha obtenido bajo la tutela de este federativo. ¡Una!

¿Dónde quedaron los marchistas? ¿A dónde se fueron los fondistas? ¿Dónde quedó la bolita…?

Pero aquí lo grave del asunto y en donde radica peor mi malestar, es saber que estos personajes se manejan en la totalidad opacidad y se niegan a rendir cuentas.

No hace mucho Alfredo Castillo, titular de la Conade, en un alarde de autoridad de la buena, se negó a entregar fondos a las federaciones que no habían comprobado el destino de los dineros, entre ellas la de tiro con arco y la de boxeo. Una vez más, la Legión de Idiotas se le fue con todo, ¡pero debido a su gestión en otros campos de la política del país!

Ésta es la primera vez que veo con gusto que un titular de la Conade se faja los pantalones y no permite chantajes. Es la primera vez que aplaudo la detención de un federativo como Antonio Lozano que, sin duda alguna, dejará un precedente.

Sin embargo, hasta que no vea que todos los federativos se rijan con honestidad y utilicen el dinero para lo que fue destinado, mi nivel de mexicanidad seguirá muy bajito.

¿En dónde están los recursos? ¿Dónde está el desarrollo? ¿A dónde quedó la bolita…? 

Twitter: @AzconaMilenio