Aquí, en corto…

Vaqueros, con pasta de campeón

Ya es muy lejano el año de 1996. 20 han pasado para ser exactos, y fue la última vez que vi a los Vaqueros de Dallas ganar un Super Bowl, fue la edición XXX, Acereros de Pittsburgh fue el rival. Un clásico que se ha forjado en México, ya que la rivalidad en Estados Unidos no es considerada más importante que la que tienen con los Pieles Rojas de Washington.

Entonces los Vaqueros lograban ganar tres campeonatos en cuatro años, la primera vez que un equipo en la NFL lo logra, vencieron por 27-17 en el estadio Sun Devil, de Tempe, Arizona, logrando también empatar a los 49’s de San Francisco con cinco títulos.

Estos datos por sí solos son mera estadística y quedan en la historia, lo verdaderamente valioso es recordar a ese equipo que forjó el nombre, que hizo a los Vaqueros consagrarse como uno de los mejores de todos los tiempos.

Troy Aikman, que por cierto fue la última adquisición de Tom Landry para el Draft de 1989, lideraba un equipo plagado de talento. Emmitt Smith, Michael Irvin, el legendario Daryl Moose Johnston, Jay Novacek, Nate Newton; mientras que en la defensa Charles Haley, Deion Sanders, Russell Maryland y Bill Bates brillaban con luz propia, dando equilibrio a la ofensiva y la defensiva.

Tales recuerdos vienen a colación, ya que es la primera vez que veo de nuevo en los Vaqueros de Dallas la posibilidad de convertirse por sexta vez en campeones e igualar a los Acereros.

Y que quede claro que solo veo una posibilidad, ya que la inexperiencia del quarterback Dak Prescott puede jugar un papel importantísimo, dependiendo de cada rival que vayan sorteando.

Veo también una ofensiva poderosa y equilibrada con Ezekiel Elliott, Dez Bryant, Cole Beasley y Jason Witten, además de la línea, encabezada por Travis Frederick.

Además, y como dato favorable que pocos han visto, los Vaqueros han jugado mejor cada vez que tienen el marcador en contra, remontando en varios de los juegos de esta temporada: Pittsburgh, Filadelfia, Minnesota y Washington son claro ejemplo.

Hoy los Vaqueros se han convertido en el segundo favorito en las apuestas en Las Vegas, solo por detrás de los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Definitivamente podría apostar a su favor, si no se encuentran con Seattle o Nueva Inglaterra en el camino.

Efeméride:

Jason Garrett, hoy entrenador en jefe de Dallas, en 1996 vestía el número 17 del mismo equipo, siendo suplente de Troy Aikman. 

Twitter: @AzconaMilenio