Sobre la mesa: ¿Quiénes son los responsables por los malos resultados en los recientes mundiales de selecciones con límite de edad?


Juan Carlos Zúñiga
juanzu45@hotmail.com • twitter@JC_Zuniga

Los resultados en la Copa del Mundo Sub 17 fueron catastróficos, desde el 2009 un combinado mexicano de esa categoría no avanzaba de los octavos de final. México fue campeón en 2005 y 2011, subcampeón en Emiratos Árabes 2013 y cuarto lugar en Chile en 2015 ¿Qué sucedió en India? Claramente la generación, el entrenador y los directivos fallaron en este proceso que se había caracterizado por tener buenos resultados y dominar la zona, sin embargo, desde que salieron a la gira previa comenzaron los problemas, no ganaron un solo partido, súmele que tampoco lo hicieron en el Mundial. Toda la atención y el futbol del equipo pasó por los pies de Diego Lainez, la gran promesa del América, que debutó hace unos meses en Primera División.

Denisse te Kloese comentó en el programa Los Campamentos, de W deportes, que en la Femexfut estaban muy molestos por lo sucedido, y vaya que lo deben de estar, las selecciones menores son las consentidas, se invierten grandes cantidades de dinero en giras, concentraciones, viajes a Europa y torneos internacionales, en términos generales en la federación tenían dominado el Sub 17.

Ahora vendrá la etapa de análisis y reestructurar del área. Te Kloese tiene ya otras funciones entre las que destaca organizar la gira europea de México previa a la Copa del Mundo. Por ello es urgente que en la Femexfut se busque a un formador de jugadores que pueda posicionar las selecciones menores entre las mejores del mundo.



David Medrano Mora
aureliomedranomora@gmail.com • twitter@deividmedrano

Sacar responsables y criticar a los chavos después de los malos resultados en el Mundial Sub 17 efectuado en India, me parece demasiado injusto. Es cierto que los jóvenes tenían una gran responsabilidad gracias a los dos campeonatos que México tiene en esta categoría, pero no todos los señalamientos tienen que ir para ellos. No olvidemos que la Sub 17 es una categoría de formación  futbolística y humana, están en el proceso normal de crecimiento dentro y fuera de la cancha. No matemos a estos chavos por este resultado, porque sería peor la crítica para aquellos que quedaron campeones del mundo y ni siquiera debutaron en Primera División. Hoy México como federación, tiene que entender que este resultado es para mejorar, para entender en dónde nos estamos equivocando en los procesos con los juveniles, hacer entender a los federativos que la mejor ganancia para el negocio, es en nuestra materia prima, y no en los refuerzos que cada vez llenan más nuestra Liga. La eliminación de este Mundial tiene que hacernos entender a toda la industria del futbol mexicano, que tanto los dos campeonatos mundiales de la categoría, como esta eliminación, son solo estadísticas, y que si en verdad queremos mejorar nuestro futbol, tenemos que saber cómo llevar a los jóvenes, a pesar de los resultados, y que el verdadero reto es sacar futbolistas de provecho para nuestra Liga y por supuesto, la selección mayor.



Carlos Contreras Legaspi

carlos.contreras@milenio.com • twitter@CCLegaspi

Es cierto que los equipos Sub 20 y Sub 17 estuvieron muy lejos de la disputa de los títulos mundiales este año, pero hay que pensarlo dos veces antes de hablar de fracasos.

Mientras en México se sigan juntando los torneos Sub 13, 15, 17 y 20, se seguirá calificando y cuando los entrenadores comprendan las condiciones de sus equipos llegarán los resultados, no solo por el talento de los jugadores.

Chucho Ramírez, Raúl Gutiérrez y Alfredo Tena tenían un estilo de juego que no siempre fue vistoso, pero alcanzó para ganar sus respectivos torneos y sacaron lo mejor de sus generaciones.

Es fácil criticar siempre, los que fueron campeones juveniles en 2005 son etiquetados como decepción porque no se volvieron titulares en el Real Madrid o tal vez porque no llegaron los 22 a ser campeones del mundo en Brasil 2014, y los medallistas de oro olímpico del 2012 no reciben el mérito que se merecen, a pesar de que esas dos selecciones son la base de la mayor actualmente y ese es el verdadero objetivo de los procesos de inferiores, foguearlos en la alta competencia desde que son niños y aprender a jugar los torneos cortos.

El talento está ahí, pero es responsabilidad del técnico poder sacarles provecho a los jugadores que tiene a su cargo.


Enrique Beas
vonbeas@gmail.com • twitter@enriquevonbeas

Hablar de fracaso es algo que incomoda sobre todo a las personas o proyectos que no tienen la capacidad de ser autocríticos, pero ahora no es el caso. Seamos francos, México se cree una potencia Sub 17, cuando a esa edad hablar de potencias es un engaño. Basta checar la lista de jugadores campeones de esta categoría para saber que son pocos los que despuntan en planos profesionales tanto en México como con los otros campeones del mundo. Si la Sub 20 tampoco es referente de las potencias de este deporte a nivel serio, caso selecciones africanas, menos la categoría que se ha convertido en el referente de éxito de nuestra Federación Mexicana de Futbol.

Hablar de tres finales del 2005 a la fecha, otra semifinal en la edición pasada, bastaron para vendernos la idea que tenemos tantos futbolistas jóvenes listos para ser campeones cuando hay generaciones que aunque los dirija Guardiola, no se sabría los buenos que podrían ser. En pocas palabras yo no veo fracaso en India, solo veo menos futbolistas probables para destacar en su carrera. Eso sí, México cuenta con una gran infraestructura para seguir cosechando, seguir por ese camino nos volverá acercar a tener otra buena generación. Para mí el reto que falta consolidar es en la Sub 20 para creernos esa potencia juvenil que muchos pregonan estos días.

¡Bienvenidos, bienvenidos! Al tropiezo del Mundial infantil que no debe ni puede repercutir en fracaso.



Heliodoro Hinojosa
heliodoro.hinojosa@multimedios.com • twitter@heliodoroh

En el 2005 y 2011 fuimos los campeones del mundo, fuimos los mejores y presumimos tener una generación de niños brillantes que parecían terminar con los complejos del “ya merito” de la selección mayor. En estas categorías inferiores nos han demostrado que sí se puede, los niños y jóvenes Sub 23 han probado la gloria. Pero, ¿qué ha sucedido con la generación actual que es considerada la peor?

Primero: demasiados extranjeros en la Liga se convierten en un tapón para el progreso de los juveniles, eso me queda muy claro. Segundo: aunque Diego Lainez es ya un destacado de las Águilas del América, no basta para que cargue con el peso de un equipo, no es y ni será Messi, y para finalizar la falta de trabajo. Pero hay algo que más me preocupa, la cultura de formación en México sigue siendo corta, aunque cinco jugadores ya debutaron en Primera División el seguimiento no es de primer mundo y eso termina reflejándose en la cancha. Algún día escribí: Si ganando el Mundial Sub 17 no es garantía de llevar un proceso para destacar en la Primera División de México, imagínense perdiéndola, qué tristeza para los de Mario Arteaga que ahora no les dio a muchos de ellos la oportunidad de tener para la mayoría: su única gloria. Y si ganarla no les premiaba con un proceso para consagrarse, imagínese cómo venía la formación.