Sobre la mesa: ¿Todavía puede Pumas rescatar algo en este torneo? ¿Qué cambios son necesarios en diciembre?



Juan Carlos Zúñiga

juanzu45@hotmail.com • twitter@JC_Zuniga

Pumas no tiene nada que rescatar este torneo, lamentablemente los universitarios tomaron malas decisiones que hoy los tiene sumergidos en un crisis deportiva e institucional. El gran señalado en esta seguidilla de errores es Rodrigo Ares, presidente del patronato universitario, que se vio rebasado en la toma de decisiones deportivas. Su primer error fue nombrar a Paco Palencia entrenador del primer equipo, un técnico debutante que terminó por salir luego de los pésimos resultados de esta campaña; segundo, la Cantera, Ares de Parga buscó resucitar las fuerzas básicas de Pumas, el experimento no funcionó, los canteranos siguen muy verdes a pesar de que varios ya habían debutado en Primera; tercero, el nombramiento de Sergio Egea como entrenador tras la salida de Palencia, fue una equivocación que marcará el ciclo del presidente de los universitarios. ¿Por qué lo hizo? Es la gran pregunta que varios nos hacemos, el cambio natural era David Patiño, quien ayer fue nombrado entrenador interino y que conoce las bases universitarias así como a la mayoría de los jugadores. Finalmente los refuerzos, traer cartuchos quemados como Guerrón y Formica, que pasaron de noche en nuestro futbol, el armado general del equipo fue pésimo, a Pumas le urgía un buen central, quizá un mejor portero y un delantero de calidad que acompañara a Nico Castillo. Pumas tendrá que reinventarse y para ello necesita regresar a lo básico y llevar gente que conozca a la institución y sobre todo, la filosofía de la UNAM.



David Medrano Mora
aureliomedranomora@gmail.com • twitter@deividmedrano

Lo único que puede y debe rescatar Pumas es el respeto que ellos mismos dejaron de tenerle al equipo, con gente en todos los departamentos a la altura de la institución.

Es evidente también que el proceso del señor Ares de Parga ha sido muy triste en resultados, tan triste que se tiene que excusar en el futuro, como cuando dijo que el próximo presidente del equipo recogería sus frutos, los de la Cantera, ¿y si no es así? Ojalá y que en eso no se equivoque, porque ya hubo varios errores, llamados Guerrón y Formica (nada baratos), malas decisiones como la de Sergio Egea, y que la decisión de poner a Patiño como técnico parece obedecer más para solucionar este mal paso del "ex directivo, ex técnico", que para verdaderamente curar de raíz a los Pumas.

En la cancha no hay idea, no hay un sistema que distinga al equipo, mucho menos una dinámica que ilusione a la afición para hacerla pensar que esto solamente es un pequeño bache. Lo de Pumas es grave y preocupante.

Hoy Pumas tiene que analizarse, saber que parte del problema viene desde las entrañas, que esa idea de la Cantera quedó muchos años atrás, que la magia y el sentimiento hacia la UNAM no existe en muchos jugadores, y que sus actitudes, sus formas y los últimos resultados, no son de un equipo grande.



Carlos Contreras Legaspi
carlos.contreras@milenio.com • twitter@CCLegaspi

Pumas no es un equipo como cualquiera y no se trata solo de la retórica. El Club Universidad Nacional no depende de un solo dueño que puede decidir de la noche a la mañana quien es el presidente o director técnico. Los que piensan que con pedir la salida de Rodrigo Ares de Parga se van a resolver las cosas desconocen, primero, la profunda crisis económica por la que el club pasa y segundo, el largo proceso que implica remover al presidente.

Patronato, asamblea, junta y rector tienen que estar de acuerdo para que se interrumpa el plazo de Ares de Parga, que, en efecto, ha tenido protagonismo en exceso en materia deportiva, pero llegó para sanar las cuentas, empezando por dejar ir a Ismael Sosa, no era algo que se pudiera poner a votación, esa inyección de recursos era indispensable. Todavía se puede rescatar mucho en la cancha, David Patiño solo tiene que mantener planteamientos coherentes para las carencias que tiene y puede sumar algunos puntos que ayuden en la porcentual. La sacudida viene en enero, pues estos jóvenes que están aprendiendo lo que significa jugar en Primera División tendrán que madurar al vapor.

No esperen grandes refuerzos ni una carretada de dólares que mande Arturo Elías Ayub en el corto plazo. Pumas tiene que adaptarse a la realidad que vive hoy y dejar en el terreno de juego solo a los que entienden lo que significa representar a la UNAM.



Enrique Beas
vonbeas@gmail.com • twitter@enriquevonbeas

Este torneo lo único que puede rescatar Pumas es algo de vergüenza deportiva y no quedar en el último lugar de la tabla de nueva cuenta.

Además de sumar y sumar para evitar los problemas porcentuales. Obligarse a rescatar a los chavos que valen la pena y proyectarlos para el siguiente semestre. Convencer a Nico Castillo se quede para la llegada del nuevo proyecto, porque si algo queda claro en esta era de los universitarios es que necesitan una nueva visión que recupere el ADN de las épocas doradas y azules que entienda la grandeza e importancia para el futbol mexicano de Pumas, para que también luchen por el título y eso se podrá trayendo a un par de refuerzos extranjeros top, unos cinco jugadores con buenas condiciones que crezcan más en el Pedregal y ahora sí unos cuatro canteranos que permitan más rápido el retorno de inversión.

Ya luego alguien en el patronato, la junta directiva y en Rectoría harán un verdadero ejercicio autocrítico para darse cuenta que fueron superados en todas las áreas en gran parte por desidia, falta de conocimiento y escasa capacidad de negociación para sacarle mayor jugo a la marca y a su afición creciente justo en la era del bicampeonato, donde llegaron a ser el equipo de moda en aquella final contra las Chivas.

¡Bienvenidos, bienvenidos! A la oportunidad histórica de Pumas de reencontrar el camino.

PD. Yo le daría de nuevo una oportunidad al gran Hugo Sánchez.



Heliodoro Hinojosa

heliodoro.hinojosa@multimedios.com • twitter@heliodoroh

Hoy existen en México equipos más grandes que Pumas. Sí, y lo digo con la seriedad y respeto que se merecen los otros equipos que trabajan contratando, dirigiendo, jugando y triunfando en la cancha para ganarse un aficionado más. En Pumas han trabajado para perder seguidores. No se vaya con los discursos de periodistas que llenos del centralismo en este país creen que fuera de su casa no pasan mejores cosas, hoy Pumas es una vergüenza nacional. Hoy Morelia, Pachuca, Tigres, Rayados, por decir algunos, trabajan mejor, cumplen con la fe que sus seguidores imprimen en los colores de su institución. Pumas, es último lugar. En el Apertura 2013 hicieron su peor torneo corto, con solo 5 puntos. Me queda claro que sus dirigentes no han ido a tono con la actualidad de un futbol más competente, donde aquel que cree que por estar en un equipo histórico será encumbrado solo por portar una playera que ha pasado momentos épicos en nuestro futbol, ni tantito pensarlo que todo lo han mandado a la basura. Pumas vive de su historia, esa historia pura y romántica que hoy algunos han pisoteado y mandado a un bote de basura. 13 de diciembre del 2015, en el Apertura, Pumas remontó un marcador de 3-0, ganó en Ciudad Universitaria 4-1 y llevó el juego a penales. Falló Fidel Martínez y Javier Cortes para que Tigres se alzara como campeón. De ese juego a hoy Pumas esta en depresión.