Sobre la mesa: ¿Quién tiene la culpa del mal torneo de Chivas, que necesita de un milagro para calificar?



Juan Carlos Zúñiga
juanzu45@hotmail.com • twitter@JC_Zuniga

Mediocre, así ha sido la temporada del campeón de la Liga Mx en este Apertura 2017, es inadmisible que en lo que va de este torneo Chivas tire a la basura todo el trabajo realizado en los dos años de gestión de Matías Almeyda. ¿Por qué tuvieron esta temporada tan mala? Sin duda Guadalajara sufrió mucho con las lesiones de varios futbolistas como Alan Pulido, sin el goleador mexicano el Rebaño perdió a un elemento fundamental en el ataque, después señalaría a jugadores como Orbelín Pineda, Rodolfo Pizarro y Alanís que han mostrado un muy bajo rendimiento esta campaña y que claramente les afectó estar con la selección nacional el pasado verano. Los canteranos siguen muy verdes y difícilmente te pueden resolver un partido, Chivas fue un cúmulo de errores y lo está pagando muy caro.

Jorge Vergara decidió alejarse del equipo, situación que la gran mayoría aplaudió, invirtió millones de dólares en jugadores nacionales, sin embargo, el gran error del dueño del Rebaño fue no ponerle un jefe al argentino, Matías se convirtió en amo y señor de las Chivas, y ese fue su gran pecado.

El discurso se terminó, hoy parece que el ciclo de Almeyda está por terminar, la Liguilla se ve muy lejana, no han podido ganar en su estadio, 9 puntos conseguidos en 10 jornadas disputadas y los pretextos que trataron de justificar le mediocridad. Chivas, el campeón de la Liga, fracasó.



David Medrano Mora

aureliomedranomora@gmail.com • twitter@deividmedrano

"El éxito muchas veces es el peor enemigo de cada ser humano".

Esta frase la dijo Matías Almeyda entre las Jornada 5 y 6, después de haber perdido ante Puebla. Hoy 28 de septiembre, el equipo rojiblanco sigue fuera de la zona de clasificación, y peor aún, en la cancha no muestra muchos argumentos para convencernos de estar entre los mejores 8 del país.

Me consta que el trabajo en los entrenamientos no ha bajado, y que Almeyda sufre el paso del equipo, pero también veo a muchos jugadores en la cancha, su lugar de trabajo, dejar de hacer muchas cosas que hace apenas menos de 4 meses hacían muy bien. Hoy Orbelín no es el del campeonato; Salcido tampoco; Zaldívar no aparece; Fierro y Chofis, ¡Dios mío! (usted tiene la mejor opinión).

El martes ante Lobos, el equipo poblano evidencio la táctica de Almeyda y tuvo que recurrir a Pulido, para más o menos generar peligro al frente. Hoy, ya ni con Pulido alcanzó para un empate, y el calendario luce más que complicado para el resto del torneo. Hoy Chivas tiene CAMPEONITIS, o dígame cómo le hacen para en tan poco tiempo jugar tan diferente.

Hoy el campeón tiene que entender que eso ya pasó, fueron los mejores el torneo pasado, estamos en otro torneo, aunque parecería, que ese mismo logro es lo que está afectando a algunos jugadores de las Chivas.



Carlos Contreras Legaspi

carlos.contreras@milenio.com • twitter@CCLegaspi

La experiencia vale mucho en el futbol mexicano y es lo que hace falta en Chivas. El gran momento anímico del doblete y tener las Copas en casa engañaron a Matías Almeyda, que pensó que podía sostener ese ritmo aun cuando estuvieron lejos de ser el mejor equipo del torneo pasado.

La Liguilla tampoco fue brillante, pero los dos partidos de la Final sí lo fueron y merecieron ser campeones. Sin embargo, llegaron los días en los que se tenía que planear el siguiente torneo demasiado pronto y se encontraron con el problema que aqueja siempre al Guadalajara, nadie les vende a un precio razonable.

Apostar por el mismo plantel salió caro, pues las lesiones, el desgaste de sus seleccionados en los torneos del verano y las dificultades para hacer una pretemporada decente pasaron factura en las primeras jornadas. El daño parece irremediable, no luce viable que terminen entre los primeros ocho de la tabla.

Si Almeyda continúa al frente del equipo debe ser firme con la directiva, hay plantilla para competir, pero necesitan profundidad mientras algunos de sus jóvenes de cantera terminan de madurar. Por ahora solo les queda ver a equipos como Tigres, Rayados o América, que ya se acostumbraron a esas pretemporadas atípicas y saben que lo importante es ganar ritmo para el cierre del torneo.

Vamos a extrañarlos en la Liguilla.



Enrique Beas

vonbeas@gmail.com • twitter@enriquevonbeas

Es evidente que el mal paso del campeón se resume en una sola palabra: SOBERBIA. Soberbia de José Luis Higuera, que dejó de trabajar en el proyecto para seguir fanfarroneando en las redes sociales. Soberbia en el "pastor" Almeyda, que creyó que con un curita a la enfermedad y narrativa fácil en las conferencias de un verano con muchos lesionados dejó crecer las diferencias de ego en el vestidor y el mal funcionamiento en la cancha. Por último y con más responsabilidad, soberbia en los jugadores, que sintieron que habían ganado lo más importante en su carrera sin entender el compromiso de lo que significa ser campeón en Chivas. Un equipo con esa historia, donde siempre será recordado el verdadero Campeonísimo, exige respeto a la playera para intentar edificar de nuevo al equipo más poderoso de todos los tiempos en México y que creyeron que con un par de Copas y la grandiosa doceava Liga contra Tigres, les daría el pase a jugar en Europa en el Barcelona o PSG y que Osorio llevaría a las Chivas completas a Rusia 2018. A lo mejor por eso el uniforme del Tri con el escudo del Rebaño, en otra acción llena de soberbia. ¡No ganar en tu casa en 6 juegos, empatar contra estos tristes Pumas, perder en con el raquítico Puebla y los Lobos BUAP es vergonzoso para un equipo campeón lleno de "grandes figuras"! ¡Bienvenidos, bienvenidos! A la confusión rojiblanca, donde Orbelín se sintió Iniesta, la Chofis pensó que era Messi y Almeyda el nuevo Guardiola.



Heliodoro Hinojosa

heliodoro.hinojosa@multimedios.com • twitter@heliodoroh

Matías Almeyda, caliente y frustrado, mató la ilusión de millones de seguidores y la de sus jugadores, aun y cuando las matemáticas indican que Chivas puede calificar a la Liguilla, luego de perder ante Lobos con un gol de calidad mundial. Pero, ¿por qué ser cobarde Matías? Déjame sacar la calculadora y sumar contigo: te quedan siete jornadas que reparten a los ganadores 21 puntos; tú necesitas 17, que sumado a los nueve que llevas, serían 26, cifra que pudiera darte el ingreso a los ocho que pelean por un título. ¿Por qué no retarte si tu equipo representa la máxima inspiración en el futbol mexicano? ¿Dónde quedó ese gran motivador que traicionó sus principios demeritando a sus jugadores? ¿Por qué no vuelves a inspirarte como el torneo anterior, llevando a tu equipo a la Final, por encima del equipo más poderoso: Tigres? Venciste al ejemplo de lo que hoy te acobarda, retarte tú y tus jugadores a sumar como Tigres se propuso el torneo pasado y consiguió los puntos para llegar hasta una Final, cosa que tú desvaneciste en la conferencia después de perder contra la BUAP. Chivas vive, y mientras la esperanza ilusione a millones, te invitamos a retarte con Pulido, Pizarro, Cota, Pereira y todos en tu Rebaño. No hagas ver que el encanto se te acabó. A ti, con el Guadalajara fuera de la Liguilla, te convierte en el más perdedor de todos, porque Chivas representa la ilusión de millones.