En la Pelota

El peor contrato con un pelotero ha sido el de los Mets con Bonilla

“Antes de hablarles quiero decir unas pocas palabras”… Yogi Berra.

* * *

 

Hoy y mañana miércoles son los días del correo. Por favor, manden nombre, apellido y lugar desde donde escriben. Muchas gracias.

 

Miguel H. Briceño, de Maracaibo, pregunta: “¿Cuáles son los big leaguers con contratos mutimillonarios que han dado muy poco rendimiento?”.

Amigo Migo: Ayer publiqué la lista de los 10 fracasos más sonados de esta temporada. Pero en la historia de las Grandes Ligas, el caso de Bobby Bonilla ha sido campeón de lo increíble. Imagínate que desde 2011, 10 años después de retirado, los Mets tienen que pagarle cada 1 de julio un millón 193 mil 248 dólares con 20 centavos, y así están obligados hasta 2035, ¡total de cerca de 30 millones!, hace 16 años no ha hecho ni un swing, y ya celebró su cumple años 53.

Eso fue una de las causas para que el propietario del equipo de Flushing, Fred Wilpon, perdiera 700 millones de dólares, y se viera cerca de tener que vender parte de la organización. Lo salvaron los préstamos que, por ser un hombre solvente y famoso por responsable y buena gente, le facilitaron Major League Baseball y Bank of America.

Bonilla terminó su carrera de 16 temporadas en 2001. Vistió siete uniformes, y dejó promedio al bate de 279, 287 home runs y mil 173 carreras impulsadas, lejos para ser considerado estelar. A la defensiva, jamás pudo demostrar habilidades de big laguer en tercera base, ni en primera, ni en el outfield. Entonces, ¿por qué lo Mets cometieron la tontería de firmar tal acuerdo?

Era la nueva época de los agentes libres, y una negociación así daba fisonomía de gran organización, a la vez que satisfacía el ego del propietario. En esa trampa cayó Fred Wilpon, junto con toda su gente, y aún les faltan por pagar en cada julio, 20 cuotas de un millón 193 mil 248 dólares con 20 centavos.

La negociación Mets-Bonilla ha sido bautizada como el contrato más afortunado en la historia del beisbol, “Bobby Bonilla Landed The Luckiest Baseball Contract Ever”.

Además, Bonilla fue un problema permanente en todos los club houses y dugouts que ocupó, creando graves dificultades entre los demás peloteros y, a menudo, dentro de las oficinas.

Bonilla expresó recientemente ante unos reporteros: “Mi negociación con los Mets ha sido lo mejor que me ha ocurrido hasta ahora”.

Pero es tan torpe, que no supo honrar tan buena negociación. En 1999, apareció solo en 60 de los 162 juegos de los Mets, bateó para 160, sacó cuatro home runs y estuvo todo el tiempo en peleas con el mánager Bobby Valentine. Además, jugaba cartas en el club house, mientras su equipo perdía el juego decisivo de la serie por el campeonato, en Atlanta.

Con los Mets, Bonilla bateó sobre 265, en dos temporadas nada más, sacó más de 19 home runs dos veces y dos veces remolcó más de 67 carreras.

* * *

 

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

jbeisbol5@aol.com 

twitter:@juanvene5