En la Pelota

Altuve no es todavía un Hall de la Fama

“La sopa de mi esposa quedó divina, pero la echo mucho de menos”… El Caníbal.-

* * *

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE). Hoy y mañana son Días del Correo. Luis C. Soto, de Hermosillo, pregunta…: “¿La sede de en el spring training es también la casa clase A de cada equipo? ¿Y por qué los jugadores necesitan representante, no pueden negociar ellos mismos?”.

Amigo Lucho: Generalmente son A, pero depende de la Liga del área. Pueden ser Rookies y AA… Y los ejecutivos de equipos son personas muy bien preparadas, abogados, economistas, y los peloteros no. Vale la pena pagar el 4% que les cobran para no ocuparse de las negociaciones.  

Jorge D. Sánchez, de Sanare, pregunta: “¿José Altuve mantendrá su nivel en el juego por mucho tiempo, y con lo que ha hecho hasta ahora merece el Hall de la Fama?”.

Amigo Yoyo: José juega así y nada lo cambiará, excepto lesiones… Y no, lo que ha hecho hasta ahora no le abre las puertas de Cooperstown.

Omar L. Lugo, de Valencia, pregunta: “¿Por qué los Bravos bajaron a las menores a Ronald Acuña, pese a logrado por él en el spring training?”.

Amigo Omo: Nunca estuvo en los planes dejar a Acuña en Grandes Ligas, porque no lo necesitan, ya que se les supone sin chance de llegar a la postemporada. Al mandarlo abajo, alargan por un año su período para ir a arbitraje y para ser agente libre.

Héctor Marcano, de Adelaide, Australia, dice: “A propósito de los juegos Yankees-Medias Rojas en Londres, me resulta agradable que mi equipo favorito en el beisbol (Yankees) vaya a jugar muy cerca de la ciudad sede de mi equipo favorito de fútbol (Liverpool). Ahora bien, el hecho de que el Liverpool y los de Boston tengan al mismo dueño, es mi peor castigo”.

José L. López, de Tijuana, dice: “Lo felicito por su dedicación y esfuerzo para brindarnos información actual y la historia del bello deporte del beisbol. Hace mucho tiempo soy asiduo lector de su columna, ya que es la única fuente viable, porque hace tiempo solo publican del fútbol soccer”.

Orlando Bravo, de Maracaibo, pregunta…: “¿Es cierto lo que acabo de leer, que por Babe Ruth solían mandar emergentes al bate?”.

Amigo Orlo: Solamente una vez ocurrió eso en la carrera del Babe. Fue el 12 de abril de 1927, la tarde de inauguración de la campaña en Yankee Stadium, con los Atléticos, entonces de Philadelphia, de visita. En el cierre del sexto inning, Ruth le dijo al mánager Miller Huggins: “Me siento muy mal, tengo fiebre”. Huggins lo comprobó tocándole la cara, por lo que ordenó a Ben Paschal batear por él. Parschal conectó sencillo, y los Yankees ganaron 8-3. Esa fue la temporada cuando El Babe sacó 60 jonrones, y bateó para 356 con 165 carreras impulsadas.  

ATENCIÓN.- Puedes leer todo el archivo reciente de “Juan Vené en la Pelota”, si entras en internet por “el deporte vuelve a unirnos”.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

jbeisbol5@aol.com 

twitter:@juanvene5