En la Pelota

El puesto de trabajo más inseguro del mundo

“Los únicos capaces de apreciar en toda su magnitud el trabajo de un periodista, son los otros periodistas”… J.V.-

 

* * *

Buenos mánagers de Grandes Ligas en la historia, muy pocos. En la actualidad, menos.

Que un equipo gane juegos seguidos no quiere decir que el mánager sea bueno. Hay tres malos que hasta los han elevado al Hall de la Fama. Pero Walter Alston se quedaba dormido en el dugout durante los juegos, Tom LaSorda es un payaso sin gracia, un buscapantalla crónico; y Joe Torre, fracasado con los Bravos y con los Mets, fue favorecido por los Yankees de George Steinbrenner y por el designado. Lo que hacía era esperar que sus peloteros sacaran la bola con dos o tres en bases.

En cambio, Billy Martin con Yankees, Atléticos y Rangers, igual que Lou Piniella con los Yankees, dirigieron de verdad, obligando  a ganar a equipos deficientes. Piniella manejaba aquel pobre pitcheo del Bronx, con habilidad de mago sabio. Y Billy puso a sus peloteros a hacer carreras mediante una manera de jugar que mereció aquel título de “Billy Ball”.

Entre los activos, Joe Madon, Bruce Bochy, Joe Girardy, John Farrell, Terry Francona, A. J. Hinch, Paúl Mólitor, Buck Showalter, Mike Scioscia, y Terry Collins son genios en la difícil labor.

Sin embargo, después de apenas 46 de los 162 juegos de la temporada, el record de los Mets, 20-26, pone a Collins oloroso a despedido. “Why Terry´s on Hot Seat”, ha titulado “New York Post”.  

De todas maneras, Terry puede estar contento, dirige en Grandes Ligas y no en México, donde lo hubieran echado en la primera semana del calendario de juegos. Así de impacientes son los propietarios de equipos por aquellos lados.

Y no solo en la Liga Mexicana de Verano. En la invernal del Pacífico son peores. El despido de un mánager no es noticia para destacarse por aquellos lares, es un hecho de rutina.         

O sea, en México han superado la vieja máxima de las Mayores: “Los mánagers son contratados para ser despedidos”. A lo mexicano es, “al ser contratados, ya están despedidos”.

RETAZOS.- El tercera base valenciano de los Mets, Wilmer Flores, logró importante apoyo de su equipo y de Kónica Minolta, para auxiliar a niños de Nueva York que esperan en los horfelinatos por adopciones. Mañana a las 2:30, antes del juego con los Cerveceros, Wilmer infomará a los reportros y se reunirá con un grupo de esos niños, a quienes obsequiará t-shirts, los llevará a ver en el terreno la práctica de bateo y los invitará a ver el juego de hoy y algunos otros en el futuro. “El objetivo” dijo Flores, “es animar a los mayores a adoptar estas criaturas”. Acerca de por qué no hacer algo en Venezuela, respondió…: “Ese es otro de los objetivos. Si hay éxito aquí, será factible conseguir ayuda para los venezolanos”…

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

jbeisbol5@aol.com 

twitter:@juanvene5