En la Pelota

Más allá de la elección para el Salón de la Fama

"Adoro a mi nieto y él adora a su celular"... Joseph McKadew.

* * *

Solamente 121 big leaguers, desde 1936, hemos elegido los periodistas para el Salón de la Fama de Cooperstown, incluso, por supuesto, Ken Griffey y Mike Piazza. Pero con ellos dos llega a 217 el número de jugadores, incluso los elevados por comités especiales. En total, los inmortales en Cooperstown (ejecutivos, umpires) son 312. Griffey será en julio el primer center fielder elevado a Cooperstown en 15 años, desde Kirby Puckett en 2001. Además de los candidatos que quedaron de este año para 2017, aparecerán entonces por primera vez en las planillas, entre otros, Iván Rodríguez, Vladimir Guerrero, Manny Ramírez, Jorge Posada y Magglio Ordóñez.

Dos short stop de alta calidad defensiva y al bate fueron eliminados este año como candidatos para el Salón de la Fama. Nomar Garciaparra, uno de los que impusieron el poder y los altos promedios al bate en esa posición, obtuvo apenas ocho votos, 1.8%. Necesitaba no menos del 5% para continuar en las planillas. Estuvo solamente dos años de candidato. El otro, Alan Trammell, histórico por la combinación de double plays con Lou Whitaker durante 20 años en Detroit, y también por sus habilidades bate en mano. Además, fue mánager notable de ese equipo. En su décimo quinto y último chance, necesitaba el 75% para ser elegido. Obtuvo solo un 40.9%, 180 votos. También quedó fuera de toda posibilidad de ser elegido por los periodistas, Mark McGwire, ya que solamente recibió 54 votos, el 12.3%, y necesitaba el 75%. McGwire solo permaneció 10 años como candidato, según las nuevas reglamentaciones.

Fue muy significativo que Ken Griffey, con sus 437 votos de 440 posibles, 99.3%, superara el récord de Tom Seaver en 1992, de mayor porcentaje de votos recibidos en la historia (425 de 430, 98.84). Por cierto, Seaver felicitó a Piazza, a través del departamento de prensa de los Mets, pero no a Griffey, lo que me parece una falta de delicadeza por no decir que una brutalidad. Esto fue lo que dijo Seaver: "Sin duda alguna, Mike Piazza fue uno de los mejores bateadores entre los catchers de toda la historia. Lograr sus números al bate, además de la calidad que exhibió tras el home, ha sido asombroso. Su elección para Cooperstown es más que merecida".

Para hablar de sus carreras y de cómo se entretienen ahora, después de retirados, Griffey y Piazza ofrecieron ayer jueves, a las tres de la tarde, hora del este, una conferencia de prensa organizada por el Salón de la Fama y por la Baseball Writers Association of América, en el New York Athletic Club, de aquel pueblecito que llaman Nueva York, 180 Central Park South.

* * *

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

Jbeisbol5@aol.com  
@juanvene5