En la Pelota

Por qué Valenzuela no merece ser elegido para Cooperstown

“Donald Trump dice haber inventado un perfume que volverá locas a las mujeres… Huele a dólares”… Joey Adams.

* * *

 

Hoy y mañana son días del correo. Por favor, manden nombre, apellido y lugar desde donde escriben. Gracias.

 

Jorge Dow, de Monterrey, Nuevo León, pregunta: “¿Qué tan lejos quedó Fernando Valenzuela de ser inmortalizado en el Salón de la Fama de Coopertown, y por qué los electores no tomaron en cuenta la Fernandomanía”.

Amigo Yoyo: Para ser elevado al Salón de la Fama se necesitan 10 temporadas consistentes. Valenzuela tuvo solo cuatro, si calificamos así a 15 victorias. Entre 1987 y 1997 terminó ocho veces con más derrotas que victorias y lo menos malo en ese período fueron los 13-8 de 1996. Además, con totales de 173-153, 3.54, no debe estar en Cooperstown. Lo de la Fernandomanía fue una buena campaña publicitaria de los Dodgers, por lo que debería premiarse es a quien la hizo. Desde luego ningún elector la tomó en cuenta. Por todo eso, Valenzuela obtuvo solo 31 de 496 votos, el 6.3% en 2003, su primer año de candidato; y en 2004, apenas 19 de 506, 3.8%, y quedó fuera de los candidatos, porque para seguir en esa planilla necesitaba al menos el 5%. El Salón de la Fama de Cooperstown no es para figuras levantadas por propaganda de sus equipos. Es para los big leaguers fuera de serie, y por eso, quienes eligen son gente de seriedad comprobada.

J. Gonzalo Valero C. de San Cristóbal pregunta: “¿Será preferible que los equipos de Grandes Ligas permitan jugar a sus peloteros en el béisbol del Caribe y México (limitados), para que no ocurran casos como el de Pablo Sandoval, quien comió demasiado; y ¿por qué a los pitchers abridores los preparan para lanzar cinco innings, si sus contratos son tan gordos?”.

Amigo Jotagé: Puede ser que jugando pelota de invierno a la vez coman demasiado. No está prohibido. Y a los equipos solo les interesa ganar juegos, y han establecido que ese sistema actual es el mejor para eso.

Jesús Torín, de Chivacoa, pregunta: “¿Usted narró béisbol con Buck Canel y Felo Ramirez? Y deseo mencionar al narrador zuliano Arturo Celestino Alvarez (El Premier), para mí, de los mejores”.

Amigo Chuchú: Cuando desapareció la Cabalgata Deportiva Gillete internacional, compré para “Vené Internacional Press (VIP-WIRE)” los derechos de radio de Juegos de Estrellas, Playoffs y Series Mundiales, a la vez que me pareció lógico contratar al mejor narrador que ellos usaban. Buck Canel narró conmigo durante los últimos 15 años de su vida. Poníamos en el aire hasta más de 200 juegos de Grandes Ligas por año, incluyendo, los 162 de la temporada, unos 20 de entrenamientos y los de aquellos eventos especiales. En cuanto al Premier, no solo fue un insigne narrador, sino un gran caballero, fiel amigo y excelente compañero de trabajo.

* * *

 

 Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

jbeisbol5@aol.com 

twitter:@juanvene5