En la Pelota

Shortstop de los Cachorros fue herido a tiros en 1932

“Cuando me desnudaba ante las cámaras, lo hacía porque la gente debe ver algo bello de vez en cuando”... Brigitte Bardott.-   

* * *

 

Cuando los Cachorros volaban hacia la Serie Mundial de 1932, una muchacha que posaba desnuda para fotos publicadas por ciertas revistas, y bailaba media desnuda en los cabarets, hirió a tiros al shortstop regular del equipo, Billy Jurges.

Ella se hacía llamar Violet Valli, de 21 años, quien provocó una relación íntima con Jurges, entonces en sus 24, dirigida por su real amante, un delincuente de cierta mafia, llamado Lucius Barnett. El plan Barnett-Valli era sacarle el mayor dinero posible al pelotero.

La muchacha apareció en la noche del 7 de julio, borracha en la habitación donde vivía Jurges, en un hotel cercano a Wrigley Field. “Ted, tienes que casarte conmigo”, le dijo. A lo que Billy respondió: “Pero si nunca he pensado en nada serio contigo”.

Lo siguiente fueron dos disparos que hirieron al shortstop. Una bala le traspasó la mano derecha y fue a alojársele entre costillas; la otra se le penetró en la nalga derecha.

Jurges, por supuesto, no pudo jugar más ese año y fue sustituido por Mark Koenig, quien bateó para 353 en el resto de la campaña, cooperando así en grande para que los Cachorros llegaran a la Serie Mundial.  

Barnett le pidió a Jurges 50 mil dólares a cambio de no publicar un libro con las cartas de amor entre él y Valli; y le ofreció a la muchacha 5 mil por los originales.

Poco después Barnett fue apresado y sentenciado a 10 años de prisión. Valli desapareció de Chicago, suponen que se fue a bailar a otra ciudad y con otro nombre. Jurges nunca quiso acusarla de nada.

La Serie Mundial de aquel año la ganaron los Yankees en cuatro juegos, y es más recordada por el jonrón que “no anunció” Babe Ruth, que por los dos tiros recibidos por Bill Jurges. Pero sí, el batazo del Babe salió por el centerfield.

Esa fue la séptima Serie Mundial de los Cachorros, la cuarta en nueve años.

Y era el segundo año de Jurges en las Grandes Ligas. Fue bigleaguer durante 15 temporadas más, siete con los Gigantes.

RETAZOS

Al Capone y John Dillinger, cada uno por su lado, fueron fanáticos de los Cachorros, y acudían a los juegos muy a menudo, aún cuando de incógnito, disfrazados. Incluso, Capone quiso comprar la franquicia y llegó a formalizar una oferta… Los Cachorros juegan en esta Postemporada, no como ganadores de 103 juegos del calendario regular, sino igual como luchan los equipos que batallan hasta el final por entrar en los Playoffs… Hablando de la comodidad con que los Cachorros jugaron durante toda la temporada, hasta ganar sus 103, el mánager Joe Maddon, me dijo, y así lo publiqué: “Aún cuando no parezca, nosotros hemos jugado con presión durante 162 jugos”...

* * *

 

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

jbeisbol5@aol.com 

twitter:@juanvene5