En la Pelota

Récords más inalcanzables que el impuesto por Ripken

“Nunca abandones a un perro porque él jamás te abandonaría a tí”… Anónimo.- 

 

* * *

 

El beisbol está de luto riguroso. Ha muerto Yogi Berra, a los 90 años de edad. Mañana la columna será para él. Hoy jueves es día extra del Correo, por exceso de correspondencia.

 

Ismael Ramos J. de Hermosillo, pregunta: “¿Cuál es el récord de Grandes Ligas más difícil de superar? He oído mucho sobre este tema y nunca mencionan los juegos consecutivos de Cal Ripken, ¿es que son poca cosa?”.

Amigo Mage: Aparecer en 2 mil 632 juegos consecutivos es un récord tremendo, admirable, difícil de batir. Pero no tanto como las 511 victorias de Cy Young; no tanto como el juego perfecto de Don Larsen en una Serie Mundial, habría que tirar dos en una Serie; no tanto como los dos juegos sin hits consecutivos de Johnny Vander Meer, habría que tirar tres seguidos; no tanto como los 56 juegos en fila conectando incogibles por Joe DiMaggio.

Douglas R. Terán V. de Caraballeda, pregunta: ¿Quién sufrió menos strikeouts entre los 10 primeros en jonrones de las Mayores, y se publica quién votó por quién en las elecciones para el Hall de la Fama?”.

Amigo Yoyo: Jim Thome, con dos mil 548, y el de menos strikeouts en ese grupo es Babe Ruth, mil 330. En cuanto a los votos para Cooperstown, cada quien hace lo que quiere. Yo publico los míos, porque debo informar lo más posible.

Ramiro Duarte B. de Mexicali, pregunta: “¿Por qué razón se impusieron tres strikes para el strikeout y cuatro bolas para obtener la base?”.

Amigo Miro: Fue un proceso, como todas las reglas del beisbol. Al comienzo no se llevaba cuenta alguna. A partir de 1846, al aparecer las nuevas reglas, el periodista Henry Chadwick las fue modificando, con ayuda del equipo de Nueva York, los Knickersbockers, y de algunos voluntarios. En 1858 se comenzaron a cantar bolas y strikes, pero nada significaban para el bateador ser out o para ir a primera base. En 1876, el año cuando fundaron la Liga Nacional, inventaron la base por bolas, pero con nueve bolas malas y el strikeout ya con tres strikes. Hubo numerosos cambios, en busca de lo más aconsejable, incluso en 1887, los strikeouts fueron con cuatro. Pero volvieron a tres. Finalmente, en 1889, la base por bolas llegó a cuatro bolas malas. Y así quedó desde entonces.  

Alfonso Barceló, de Nuevo Laredo, dice: “Don Juan, no soy muy aficionado al beisbol, pero sí de la Pimpi, por lo que hágale llegar mi reconocimiento. Me hizo reír como hace mucho que no lo hacía, con su frase: ‘Hilary Clinton no pudo tener más hijos porque Mónica Lewinsky se los tragó todos’… La Pimpi”.

Alfredo Osorio, de Yucatán, dice: “Tristemente le doy la razón, al catalogar a esta gente como mentirosa, mercenarios del deporte que Ruth amó. Me refiero a Alfredo Harp Helú”.

 

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú

 

jbeisbol5@aol.com 

twitter:@juanvene5