En la Pelota

Ni Püig ni Céspedes: Andrew McCutchen

“Casarse es como comprar algo que se ve muy bello y útil en una vidriera… Pero cuando uno se lo lleva a casa, siempre descubre que no es tan bello ni tan útil”… Jean Kerr.-

 

* * *

 

Como cada miércoles, hoy es Día del Correo. Por favor, manden nombre, apellido y lugar desde donde escriben. Muchas gracias.

 

Luzgarda Johnson, de El Bronx, pregunta: “Si usted tuviera un equipo de Grandes Ligas y necesitara un outfielder, ¿a cuál de estos dos peloteros firmaría: Yasiel Püig o Yoenis Céspedes?”.

Amiga Lulú: Si cayera en mis manos un equipo de Grandes Ligas lo donaría inmediatamente a la Cruz Roja. No obstante, en el supuesto negado, los dos personajes de tu pregunta tienen unas condiciones físicas naturales admirables, pero ambos carecen de las facultades mentales necesarias para ser buenos bigleaguer completos. Püig (Dodgers) es muy mal educado. Lo arrestaron en Amsterdan acusado de robar en un establecimiento comercial, tres veces ha sido detenido por la policía de California por manejar borracho y en una de esas oportunidades, iba en calzoncillo; golpeó a su compañera de vida hasta dejarla inconsciente. Céspedes (Mets) es irresponsable, porque durante los días de los juegos nocturnos de playoffs, jugaba al golf, lo que lógicamente le restaba energías para la actividad en el beisbol. Ahora, si estuviera obligado a quedarme con uno de los dos, firmaría a Andrew McCutchen (Piratas).

Domiscar Borges, de Caracas, pregunta: “¿Es verdad lo que dice mi abuelo, que en 1929 los Cachorros podían haber ganado la Serie Mundial?”.

Amigo Dom: Quizá se refiera a que, los Atléticos, entonces de Philadelphia, habían ganado los dos primeros juegos, pero los Cachorros se impusieron en el tercero, y también ganaban el cuarto 8-0 ya con seis innings y medio jugados. El cierre del séptimo fue horrible para el equipo de Chicago. Le anotaron 10 carreras antes de que hicieran esos tres outs. Al Simmons comenzó esa fiesta al sacar jonrón, Jimmy Fox sonó sencillo, Big Miller elevó la bola hacia el centerfield, Hank Wilson la perdió por el sol, y siguieron dos sencillos para poner la pizarra 8-3. Pegaron otro sencillo y entonces, otra vez a Wilson se le perdió en el sol un fly, en esta oportunidad de Mule Haas, quien le echó piernas a la historia y se anotó jonrón dentro del parque. El rally siguió con una base por bolas y dos hits para empatar el juego. Entonces, Pat Malone golpeó a un bateador y así se llenaron las bases, lo que aprovechó Jimmy Dykes, disparando doble de par de anotaciones con lo que puso la pizarra final de una vez, 10-8. Y en la tarde del día siguiente, los Cachorros ganaban 2-0 cuando fueron a cerrar el noveno inning. Pues, los Atléticos anotaron tres veces para dejarlos en el terreno y ganarles la Serie Mundial. Las dos recuperaciones seguidas más impresionantes en Series Mundiales.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

jbeisbol5@aol.com 

twitter:@juanvene5