En la Pelota

Cooperstown hace 35 años y Cooperstown en este 2016

“A Barry Bonds lo llaman ‘el Roll Royce’, porque se ve muy acabado”... Dick Secades.

 

***

 

Cuando comencé a votar para el Salón de la Fama en 1981, me llamó la atención que no se sabía quién votaba por quién. Nadie publicaba nada. Revisé las reglamentaciones y no se prohibía, por lo que entonces consulté con Jack Lang, quien era el secretario general de la Major League Baseball Writers Asociación. “Cada quien puede dar a conocer cómo votó” me dijo, “pero prefieren guardar el secreto”.

Los lectores, el público, los fanáticos, querrán saber cómo ha ido eso, fue lo que pensé. Y en mi tercer año 1983, publiqué mis votos, entre otros, por Brooks Robinson y Juan Marichal, quienes fueron elegidos. Y para la elección de 1984, durante el Winter Meeting en Nashville, hice campaña entre los votantes por Luis Aparicio, y lo elegimos.

Todavía hoy, uno de cada dos electores se reserva su decisión, pero ha sido un progreso enorme que el 50% publiquen cómo llenaron la planilla.

La mayoría de los fanáticos ignoraban en 1981, cómo es, por qué es y qué es el Salón de la Fama de Cooperstown. Se consideraba, ¡¿quién sabe por qué?!, que no era noticia contar todo acerca de ese templo de los inmortales del beisbol.

Por eso, durante mis viajes al Salón de la Fama, describí hasta las interioridades de la pequeña pero preciosa villa del Estado de Nueva York.

Hoy día, en muchos idiomas, se relata la historia del recinto construido entre 1936 y 1939 y constantemente remodelado, ampliado.

Ahora hasta con siete y más años de anticipación, hay quienes le exigen a uno revelar si votará o no por big leaguers activos. Hay pocas posibilidades de satisfacerlos, porque si uno dice “no votaré por él”, puede ser que el de la pregunta, quien nunca vio jugar al hombre personalmente en Grandes Ligas, es decir, no lo conoció como pelotero de las Mayores, se enoje y dispare insultos fuera del lugar de la decencia y de las buena costumbres. Pero si la respuesta es afirmativa, y él opina lo contrario, igualmente exhibirá su ira contra la sinceridad.

Es lo que se paga por la felicidad de ser periodista.

 

RETAZOS

Elección 2016: Ken Griffey, 437 votos de 440 (99.3%); Mike Piazza, 365 de 440 (83.00%); Jeff Bagwell, 315 (71,6%); Tim Raines, 307 (69,8%); Trevor Hoffman, 296 (67,3%); Curt Schilling, 230 (52,3%); Roger Clemens, 199 (45,2%); Barry Bonds, 195 (44,3%); Edgar Martínez, 191 (43,4%); Mike Mussina, 189 (43%); Alan Trammell, 180 (40,9%); Lee Smith, 150 (34,1%); Fred McGriff, 92 (20,9%); Jeff Kent, 73 (16,6%); Larry Walker, 68 (15,5%); Mark McGwire, 54 (12,3%); Gary Sheffield, 51 (11,6%); Billy Wagner, 46 (10,5%); y Sammy Sosa, 31 (7%).

Eliminados con menos de 22 votos, el 5%: Jim Edmonds, 11 (2,5%); Nomar Garciaparra, 8 (1,8%); Mike Sweeney, 3 (0,7%); David Eckstein, 2 (0,5%); Jason Kendall, 2 (0,5%); Garret Anderson, 1 (0,2%); y cero votos, Brad Ausmus, Luis Castillo, Troy Glaus, Mark Grudzielanek, Mike Hampton, Mike Lowell y Randy Winn.

 

***

 

 Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

 

@juanvene5

jbeisbol5@aol.com