En la Pelota

Centenares de opiniones acerca de la columna de domingo pasado

“La mayoría de las tomas cuando uno está bateando son en close up, de la pura cara, por lo que hasta sonreímos”… Anónimo.

* * *


Recibí durante la semana, 117 emails acerca de la columna del domingo pasado, en la cual aparecen las declaraciones de un big leaguer sobre por qué y para qué obligan a prolongar el tiempo de ellos al bate. En síntesis eso es para estar más segundos en la televisión.

Polonia Zemkianova, de Monrovia, Liberia, dice: “Me parece muy bien que los bateadores permanezcan mucho tiempo al bate, especialmente los bellos”.

José F. Lizárraga, de Hermosillo: “Hace unos días, viendo un juego de Grandes Ligas, le explicaba a mi hijito de siete años los buenos movimientos del bateador, y de pronto él me preguntó, ‘¡¿y hay que tener esa barba tan fea?!”.

Antonio Zazueta, de Culiacán: “Me parece inapropiada la frase con que comenzó su columna del domingo 29 de mayo: ‘Lo más parecido a un mujer coqueta, es un big leaguer de estos días al bate’, de Jim Leyland”.

Catalina Dawson, de Brooklyn: “Insultante que los bateadores alarguen los juegos solo para exhibirse y subir sus precios en los trabajos de publicidad”.

Lorenzo Linares, de Caracas: “Como usted quiso ser big leaguer y no pudo, anda siempre buscando cómo poner en ridículo a las figuras de Grandes Ligas”.

Sorterio González, de Maracaibo: “Lo que revela ese pelotero solo se puede ver en la columna de Juan Vené, porque no tiene intereses mezquinos en el negocio del beisbol”.

Carlos Solarte, de Guadalajara: “Ese tiempo que, mal usan los big leaguers, es propiedad de nosotros, los fanáticos, y nos lo roban esos bateadores delincuentes”.

Rigoberto Maitena, de Ensenada: “El colmo es cuando dice, “a mi novia le encanta que esté bastante tiempo en televisión. Incluso, cuando ella va a nuestros juegos, lleva un televisor portátil para verme. Dice que me veo muy bien”.

Edumat Borges, de Porlamar: “Creo en todo lo publicado, debe ser verdad, porque nadie ha salido a desmentir, ni cosa parecida. Es un insulto al beisbol y al espectáculo”.


RETAZOS

Luis Cohén, de Mérida, Yucatán: “La parte más idiota es esta: ‘Los peloteros sabemos bastante de dos asuntos, que 30 segundos de televisión cuestan mucho dinero y que permanecer 30 o más segundos en la pantalla es muy bueno para la fama personal. La mayoría de las tomas, cuando uno está bateando, son en close up, la pura cara, por lo que hasta sonreímos’”. Humberto Meza, de Villahermosa: “Lo único malo del beisbol son los bateadores alargando el juego, los asquerosos barbones y los ridículos melenudos”. Gladis Díaz, de Piedras Negras: “A ningún hombre les quedan bien las tales barbas ni melenas que se empeñan en usar los big leaguers. Eduardo Ch. Espalza, de Barquisimeto: “¡Más beisbol y menos payasería!”.

* * *


 Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

 

jbeisbol5@aol.com 

twitter:@juanvene5