En la Pelota

Carta abierta y de gratitud para coaches, scouts y agentes

“Le acabo de enviar un mensaje de texto a mi novio, en el cual le pido que este año no me mande tarjeta de navidad, sino de crédito”… La Pimpi.


* * *


Señores Oswaldo Virgil padre,  Mike Paul y Peter Greenberg.

 Donde quiera que estén.

 Queridos amigos:

 He tomado sus tres nombres como símbolos representativos de unas tres docenas entre coaches como Virgil, scouts como Paul y agentes de peloteros como Peter. Y los cito a ustedes, porque me autorizaron y porque fueron los primeros en enseñarme que mi trabajo de reportero en el beisbol de Grandes Ligas jamás sería bueno sin la ayuda de esos tres grupos.

Nadie mejor que ustedes conoce al juego de beisbol y su estrategia, a los peloteros, al negocio y a esta sociedad de más de 100 mil personas ocupadas en las funciones de las mayores y las menores.

Por eso son las mejores fuentes de información para un periodista, con el agravante que en la mayoría de los casos no debo publicar sus nombres. Si Virgil me susurra de un movimiento que quiere hacer su organización, los Mets, y aparece su nombre, seguramente lo despedirían. Igual a Paul, publico cómo los Rangers observan a tales jugadores por la costa oeste. Y Peter metería en dificultades sus negocios si dejo saber que él me contó cómo otros agentes negocian por ciertos estelares.     

Por eso, inclinado, expreso mi gratitud a todos ustedes cuando leo a alguien ignorante absoluto de cómo se mueven estas cosas. Primero llama “buscadores” a los scouts. “Buscones” son los de menor grado en la profesión, los soplones. Scout es scout.

 Y dice: “Los buscadores no ofrecen ningún comentario y si lo hacen es para confundir, por eso en no son lo apropiado para sacar noticias. Y conocemos más de un  buscador que le gusta decir a los medios que fulano es un gran prospecto, y ya mandó reportes a su organización. Ese buscador está blofeando y busca espacio en los diarios. El buscador tiene tres cosas qué hacer: ver, apuntar y callar”.

¡Mentira de toda falsedad! Desgracia no tener un amigo scout.

 Abrazos, amigos Virgil, Paul y Peter.


 Juan Vené.


RETAZOS

Después de conversar ayer, domingo, en la mañana con siete de los electores para el Salón de la Fama de Cooperstown, quienes dicen haber hablado cada uno con otros cinco o más, creo que solamente elegiremos para 2016 a dos: Ken Griffey hijo y Trevor Hoffman. Allan Trammell, el mejor short stop de su época y mánager brillante, quedará fuera tras 15 años de candidato, igual que el mentiroso Mark McGwire, cargado de esteroides y 10 años en la planilla (nuevas reglas). Lee Smith (478 salvados) lleva 14 años de candidato. La mayoría de los peloteros de los Marlins acusan al cubano José Fernández de haberse convertido en una especie de cáncer en el club house, nadie lo quiere. Pero él aprovecha porque es el preferido del propietario del equipo, Jeff (El Destripador) Loria.


* * * 

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.  


jbeisbol5@aol.com 

twitter:@juanvene5