En la Pelota

Carta para Miguel, el fabricante triunfador de los bates “Rhino”

“La cirugía plástica batea de emergente por la madre naturaleza”… J.V.-

* * *

 

Mi querido Miguel Ortega: Cada año hago un trabajo de reportero-historiador acerca del equipo ganador de la Serie Mundial. Me estudio lo hecho tras bambalinas por esa organización en los últimos 10 años, e invariablemente aparecen una serie de actividades, atrevidas, profesionales, precisas, determinantes.

Nada se logra de otra manera. Tampoco imponer una marca de bates en un mundo donde hay más de 29 marcas en competencia, incluso algunas que han servido a los bateadores durante más de un siglo. Y te cito 29, porque también 29 son los equipos a superar si quieres toman la champaña final en octubre.

“Rhino”, tu marca, tu vicio, tu hijo menor, tu delicia, ya es familiar entre los bateadores de todas las categorías. Y cuando escribo “todas”, me refiero a niños, adolescentes, beisbol de invierno, de ligas menores, de Asia y de Grandes Ligas.

Has ratificado el viejo adagio, sabio como todos los adagios, de que “Cuando un mexicano se propone a lograr algo, lo consigue”. Eres orgullo de tu país y de América Latina toda.

Recuerdo cuando hace unos 20 años me hablaste de tu proyecto sin puntos ni comas porque estabas muy emocionado. Me pareció muy interesante, pero muy, muy difícil. Sin embargo, tu esposa, tu hijo Miguelito, tus trabajadores y tú lo han hecho posible con una tenacidad de héroes.

Cuando reciban finalmente la aprobación de “Rhino” en las Mayores a partir de 2017, será para ustedes y sus amigos como ver graduarse a un hijo o hija en la Universidad.

 “Rhino” llega a Grandes Ligas como llegan los peloteros japoneses y los cubanos, es decir ya veterano. Ha estado en millares de campos de juego en manos de incontables bateadores, incluso bigleaguers, y siempre hubo elogios para la calidad de la madera y de la elaboración.

Una vez le comenté a mi esposa que nunca me quedaba el café tan sabroso como el que ella hace.

 Me miró, sonrió con picardía y suspiró al decir:

“¡Es que yo lo hago con mucho amor!”.

Miguel: Tu familia, tus trabajadores y tú hacen “Rhino” con mucho amor.

 

RETAZOS.- Este año se han bateado más jonrones y ha habido más bateadores strikeouts que en ninguna otra campaña a estas alturas de julio…  Por eso recuerdo aquel récord tan curioso y casi imbatible, ya de 46 años, impuesto por John Miller, quien conectó solo dos jonrones en su carrera, uno en su primer turno al bate, como Yankee en 1966, y el otro en el último turno de su vida de bigleaguer, en 1969 con los Dodgers…  Ken Griffey hijo, desde ayer en el Hall de la Fama, fue el Más Valioso en El Juego de Estrellas en 1992, y su papá en el de 1980. Es la única combinación padre-hijo con tales honores… Mike Piazza, el otro elevado de esta vez, no parecía tener calidad de bigleaguer cuando lo firmaron los Dodgers en 1988…

 

 Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

jbeisbol5@aol.com 

twitter:@juanvene5