En la Pelota

Carta para Armando Navarro, el presidente de los Charros

“Todo destino tiene dos rutas, una muy fácil y otra muy difícil. La muy difícil es la que te lleva al éxito. Tú dirás”… Dick Secades.

 

* * *

 

Amigo Armando: Durante tus tres décadas de agotadora lucha para regresar el beisbol profesional a Guadalajara, claro que comprendías cómo tus nuevos Charros ganarían menos campeonatos de los que perderían. Lógico. Hasta los Yankees han perdido más banderines (75) de los que han ganado (40) desde que eran los Orioles en 1901.

Pero bueno, todo Jalisco, incluso tú mismo, pueden estar felices, porque en solo dos torneos, después de la reaparición, los Charros han figurado en dos postemporadas. Y en el giro 2015-2016, no solo tenías un roster muy diferente al de 2014-2015, sino que en este último campeonato un solo regular no se te lesionó, pero se fue cuando faltaban semanas para terminar la justa, atraído por los  millones de yenes que le pagan ahora los japoneses, Japhet Amador, nada menos que el líder en home runs de la dos ligas grandes de México.     

O sea, los jaliscienses deben estar orgullosos del equipo, y seguros de que en cuanto sobrevivan un campeonato con pocas lesiones, van a ganar hasta la serie final.

¿Sabes por qué y para qué en el beisbol siempre se pierden más campeonatos de los que se ganan? Porque el beisbol lo inventó Dios, quien como Todopoderoso, sabe cuán divinas saben las cosas difíciles, escasas, problemáticas de alcanzar.

Y los Charros de Jalisco tienen unos seguidores muy fieles, sinceros, insistentes. Si no, ¿cómo explicarse que después de 30 años de ausencia el estadio esté lleno juego tras juego, como si esa gente no hubiera sufrido la enorme sequía?

Creo que los jaliscienses, tú y yo, tenemos más motivos para celebrar en estos días, que para lamentarnos.

Solo espero que todos los lesionados se recuperen al ciento por ciento y que pronto llegue la fecha inaugural de la contienda 2016-2017. Entre tanto, brindo por los Charros y me empino la champaña a pico de botella, porque así es como se le toma en los club houses.

Te quiero mucho. Hasta pronto.

Abrazos.

Juan Vené.

 

RETAZOS

Erróneamente publicaron por ahí que Mike Piazza escogió la gorra de los Mets y Ken Griffey la de los Marineros para sus placas en Cooperstown. ¡No, no, señores! Eso ya no lo deciden los peloteros, porque hace 11 años se descubrió que lo negociaban con los equipos por centenares de millares de dólares. Ahora los ejecutivos del Salón de la Fama escogen cada gorra. Daniel Murphy, en segunda base, cambia por completo el aspecto del infield de los National 2016. Por cierto, mandaron  a callar al nuevo mánager Dusty Baker. Cinco amigos scouts me han comentado sorprendidos, que los Bravos han invitado docenas de prometedores prospectos para sus entrenamientos en Lake Buena Vista, aquí en Florida.   

 

* * *

 

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

 

jbeisbol5@aol.com 

twitter:@juanvene5