En la Pelota

Carlos Correa, como Jeter, Ripken, A-Rod y Tejada

"Esa vecinita mía está más manoseada que mouse de computadora de biblioteca"... La Pimpi.

* * *

La pregunta de la semana: Hoy jueves 28, la Liga Americana cumple 116 años de haber sido formada con ocho franquicias, rosters de 14 peloteros cada una y calendario de 140 juegos. ¿Cuáles fueron esos ocho equipos fundadores?

La respuesta: Atléticos de Philadelphia, Somersets de Boston, Nationals de Washington, Tigres de Detroit, Medias Blancas de Chicago, Cerveceros de Milwaukee, Azules de Cleveland y Orioles de Baltimore.

Shortstop al bate. Apenas tras haber celebrado sus 21 años, y después de su campaña de Novato del Año en 2015, el short stop puertorriqueño de los Astros, Carlos Correa, es considerado por los scouts a la altura de los mejores bateadores de la posición. Desayunaba ayer en El Camarón Borracho, de Miami Bach, con un amigo scout, quien no trabaja para la organización de Houston, y me dijo: "Correa puede batear como lo hacían los short stops que cambiaron el bateo en los de la posición, Cal Ripken, Miguel Tejada, Alex Rodríguez, Derek Jeter". El primer trabajo de Carlos, aún niño, fue como peón en las construcciones, bajo las órdenes de su papá.

La odisea de Piazza. Cuando Tom LaSorda dejó de ser mánager de los Dodgers, para pasar a consejero, se empeñó en que Mike Piazza saliera de Los Angeles, quien ya tenía temporadas de 40 jonrones. El nuevo mánager (1998) era Dave Johson, después de LaSorda, Bill Rusell y Glenn Hoffman; y el catcher que tenían, Tod Hundley. En el cambio del 14 de mayo de ese 1998, los Dodgers recibieron cinco peloteros de los Marlins: Manuel Barrios, Bobby Bonilla, Jim Eisenreich, Charlos Johson y Gary Sheffield. Y mandaron a Florida a Tod Zeile junto con Piazza. Pero apenas ocho días más tarde, ¡¿quién sabe por qué?!, los Marlins pusieron a Piazza a volar hacia Flushing, Nueva York, de donde recibieron a Geoff Goetz, Preston Wilson y Ed Yarmail. 10 peloteros involucrados en las dos negociaciones, que finalmente pusieron a Mike Piazza rumbo al Salón de la Fama de Cooperstown y a los honores en Citi Field del retiro de su número 31, antes del juego nocturno del sábado 30 de Julio, con los Rockies de visita.

Oídos ciegos, ojos sordos. Nadie oye el clamor de los restos del antioqueño, Luis Jud Castro, abandonados en Nueva York desde 1941, sin siquiera una lápida. Traté en la Embajada de Colombia, en el Consulado de Miami, en la Alcaldía de Medellín, en la Gobernacion de Antioquia y con Alfonso Saer. Es el cadáver sin doliente del primer big leaguer latinoamericano del siglo XX.

* * *

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

jbeisbol5@aol.com 
twitter:@juanvene5