El mejor de su época

En estadísticas, no hay duda que Tom Brady es el mejor quarterback de la historia. Nadie ha ganado cinco anillos de Super Bowl como mariscal de campo, y ninguno tiene cuatro premios MVP en el partido definitivo; es decir, el mítico número 12 de los Patriotas aparece en los momentos más importantes.

No solo eso, ha conseguido los títulos con rosters diferentes. La única constante en el equipo de Boston en esta era de dominio ha sido la dupla del coach Bill Belichick y Brady; el resto han sido jugadores de complemento, y la prueba está en que no hay ningún integrante de los Pats del 2000 al 2012 (son cinco años de retiro para ser elegible) todavía en el Salón de la Fama (Junior Seau entró como parte de los Cargadores de San Diego), y de la actual plantilla no se espera que nadie lo consiga.

Brady, además lo ha hecho en la era de la agencia libre, cuando los equipos pierden a sus mejores jugadores porque no pueden mantener a más de tres o cuatro estrellas, ha tenido que cambiar a Wes Welker por Julian Edelman, a Corey Dillon por James White, o a Benjamin Watson por Martellus Bennett, ante la lesión de Rob Gronkowski; lo que le añade dificultades a la hazaña lograda el domingo.

Sin embargo, el número 12 también tiene algunos asteriscos en su haber. Sin ir más lejos, comenzó esta temporada sin poder acercarse a las instalaciones de los Patriotas por la suspensión de cuatro partidos por su participación en el Deflategate, cuando su equipo utilizó balones inflados por debajo de lo permitido en la victoria ante Indianápolis en el Juego de Campeonato de la Americana de hace dos años.

Brady se alza como el mejor de su era, al superar por tres anillos al más cercano, Peyton Manning, pero a partir de ahí, como ocurre en otros deportes, es difícil compararlo con otros de los grandes.

Nunca se sabrá si Nueva Inglaterra hubiera derrotado a los 49’s de Joe Montana, o si Brady le hubiera ganado un duelo directo a Terry Bradshaw, como lo hizo con Matt Ryan.

No hay duda que la selección 199 del Draft del 2000 pertenece a esa exclusiva élite de no más de cinco jugadores que ha dominado su deporte, como ocurre con Roger Federer en el tenis, Lionel Messi en el futbol, Usain Bolt en el atletismo o Michael Phelps en la natación, pero para declararlo el mejor de la historia habría que pasar sobre varias leyendas de la NFL.

Por ahora, Brady debe conformarse con ser el mejor de esta era, con saber que a partir del 2000 el futbol americano le ha pertenecido.