Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

A menos de 100 días para que inicien los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro la delegación mexicana se mantiene en 87 representantes, con opciones para acercarse o superar la cifra de 100 atletas. Voleibol de playa y sala, tiro con arco, lucha y quizá por ahí algún nadador podría sumarse, sobre todo en aguas abiertas, junto con el basquetbol, aunque es complicado pero aún posible. Podrían ser más, sobre todo en atletismo y natación, pero el jefe de misión, Mario García, declaró que no irán atletas con marca B, aun cuando sean confirmados por sus respectivas federaciones internacionales, con base en la cuota de participación por evento aprobada por el Comité Olímpico Internacional y el propio Comité Organizador, lo cual lamento y no veo forma de negociación con la Federación y la Conade, porque los organismos actualmente no gozan de la mejor relación con el Comité Olímpico Mexicano y quizá no haya interés en respaldar a por lo menos entre ocho y 10 atletas en ambas disciplinas.

Buena noticia recibimos ayer por parte del director de la Conade, Alfredo Castillo, quien informó que los atletas de los deportes acuáticos ya podrán portar el uniforme nacional y escuchar el himno en caso de obtener un podio en competencias internacionales avaladas por la FINA. Lo anterior se anunció gracias a que el Tribunal de Arbitraje del Deporte, entiendo, ha suspendido la sanción que prevalecía en ese sentido, sin que eso suponga que México o la Federación Mexicana de Natación y la Conade hayan quedado liberados de pagar la multa por cancelar el Mundial de natación que se celebraría en Guadalajara el próximo año. Espero que sea un preámbulo para que la demanda se resuelva a favor y que no se tenga que desembolsar esa cantidad de dinero, cinco millones de dólares, así como también ya dejar atrás uno de los peores capítulos en la historia deportiva en términos de relaciones internacionales, en especial en los acuáticos, sobre todo cuando éstos estaban en un gran momento, tanto en lo deportivo, como en la gestión, como uno de los principales socios y organizadores a nivel mundial.

Cuando el presidente del Comité Olímpico Mexicano anunció que la terna para abanderado nacional a los Juegos Olímpicos se forma por tres mujeres, todos empezamos a especular con base en los resultados, donde las más destacadas por ser medallistas olímpicas en dos ediciones seguidas serían Paola Espinosa y María Espinoza; sin embargo, ambas ya han tenido esa distinción, por lo que me parece que la balanza se inclina en Aída Román, medallista de plata en Londres y que ha logrado mantenerse entre las mejores del mundo en su especialidad, el tiro con arco. ¿Ustedes qué piensan? ¿Quién es su candidata?

Facebook: rotterjm
twitter@jmrotter