Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

Aún hay muchas personas que no entienden lo que representa alcanzar la calificación olímpica con base en los criterios establecidos por las federaciones internacionales, el Comité Olímpico Internacional y el propio Comité Organizador local y quisieran exigir que solo asistieran a los Juegos Olímpicos aquellos atletas que pudieran alcanzar una final o ser verdaderos candidatos a medallas. Lo anterior lo digo porque al parecer no se van a tomar criterios estandarizados. En algunos deportes quienes califiquen de acuerdo al sistema internacional, van, y en otros quieren dificultar aún más el proceso establecido para los atletas en el mundo; me refiero principalmente en los deportes de tiempo y marca, como la natación y el atletismo.

Buscar el criterio formal internacional es muy fácil, pero obtener el que prevalecerá en México en verdad es muy complicado, porque existen diferentes versiones sobre los criterios para calificar, cuando falta muy poco para que se cierre la ventana de tiempo para realizar las marcas. Usando como ejemplo la natación, en la muy castigada Federación se maneja que serán los que FINA acepte, tanto con marca A (hasta dos nadadores por evento) como con marca B (solo un nadador por evento); sin embargo, me dicen que en el COM piensan llevar solo a quienes logren la marca A y que la Conade está trabajando un ajuste para llevar a quienes FINA acepte con marca B, pero siempre y cuando logren un tiempo más difícil que el mismo que pide el organismo internacional.

Complicar más, lo que de por sí ya difícil, me parece poco entendible, más aun cuando en los últimos días hemos festejado la calificación de atletas en gimnasia y esgrima, sumando cada vez más deportistas a la delegación nacional, que han cumplido con los parámetros de la Federación Internacional de sus respectivas disciplinas. Si bien pocos son los que tendrán posibilidades de ganar medalla o ser finalistas, todos aquellos que cumplan los parámetros exigidos son parte de la elite mundial en sus respectivos deportes y merecen respeto, han dejado atrás a miles de atletas en el planeta que también dedican su vida a sus deportes, mereciendo el mayor de los respetos, por lo menos el mío. Se debe dar el justo valor a lo que representa obtener el pase y convertirse en un atleta olímpico: deben ser por definición, nuestros embajadores para modificar nuestra cultura del ejercicio físico y el deporte, para disminuir los problemas asociados a la salud por la inactividad. ¿Ustedes qué piensan?

Facebook: rotterjm
twitter@jmrotter