Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

A Tokio 2020 se prepara el Comité Olímpico Mexicano con un nuevo Comité Ejecutivo, encabezado por el mismo presidente, pero con cambios interesantes, sobre todo con la inclusión de Decio de María, de la Federación Mexicana de Futbol, como segundo vicepresidente; espero que el ejemplo de gestión administrativa y financiera de su Federación pueda servir de ejemplo para el resto de federaciones nacionales que dependen en alto porcentaje del recurso que les otorga la Conade. Sin meterme a especular en las razones por las cuales había cuatro planillas en la votación para el próximo ciclo olímpico, me parece que se logró concretar un buen Consejo Directivo para la promoción del movimiento olímpico en nuestro país, en especial con la inclusión de Saúl Castro, quien dirige el deporte en Baja California, en su tercer sexenio, gracias a sus buenos resultados.

Brindar una labor conciliatoria y coordinada con el gobierno federal, representado por la Conade, deberá ser una de las principales acciones del nuevo Consejo Directivo del COM, logrando con ello dejar atrás años de confrontación, en diferentes momentos y niveles de conflicto, que poco han beneficiado a los atletas en su desarrollo para llegar a la élite del deporte, en particular en los deportes olímpicos. Experiencia y madurez en gestión, sin duda está representada en este momento, el deporte nacional requiere de gestores enfocados en los atletas y sus necesidades para el éxito deportivo, ellos son, y deben ser, los únicos protagonistas, con estructuras sustentadas para alcanzar las metas al más alto nivel.

Con el ejemplo del COM y su elección de Consejo Directivo para el 2020, el resto de las federaciones nacionales, en especial las de deportes olímpicos y paralímpicos, deberían ya estar convocando a su elección y no esperar hasta marzo del próximo año, que es la fecha tope que les permite su estatuto, porque es imprescindible que inicien el proceso de planeación estratégica y operativa hacia los Juegos Olímpicos de Tokio, tomando completo el año uno del ciclo y no a la mitad del mismo. Seguramente muchas federaciones se reelegirán, algunas cambiarán y otras como el COM, tendrán ajustes en su equipo directivo en puestos clave; sin embargo, aún así pienso que dejar hasta marzo, para llevar a cabo estos cambios, es un error. El gran problema hoy en este sentido es que Codeme ya no tiene atribuciones de Ley para fomentar el cambio oportuno de las federaciones y el Comité de Vigilancia Electoral en el deporte que debe depender de Conade aún no entra en funciones, debido a ello las federaciones están solas y harán lo que mejor les convenga en sus intereses. ¿Ustedes qué piensan?

Facebook: rotterjm
twitter@jmrotter