Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

Arrancan de manera oficial hoy los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y con ello empezaremos a leer, ver y escuchar las historias de victorias y derrotas, con la esperanza que nuestros representantes tengan su momento de oportunidad para alcanzar sus metas, después de años de entrenamiento y competencias en todos los niveles previos a su participación. Mi reconocimiento a todos por haber cumplido con el proceso de selección internacional que los hizo merecedores de a ser atletas olímpicos, siendo un primer objetivo cubierto y del cual merecen mi respeto y admiración sincera, vendrá el momento de encumbrar su participación con una destacada actuación, esperando que sean más lo que superen sus propias expectativas que los que por alguna razón del propio deporte queden por debajo.

Bien por la delegación de Estados Unidos al designar a Michael Phelps como abanderado en esta ocasión, sus quintos Juegos Olímpicos y después de 22 medallas colgadas en su cuello, otorgando un merecido reconocimiento a su trayectoria y al potencial que aún tiene por ofrecernos en los siguientes días. Habrá quien piense que los errores en su vida, conocidos por todos, hubieran ameritado dejarlo fuera de esta posición; sin embargo, desde mi punto de vista, suman al mérito como persona al haberlos enfrentado logrando dejarlos atrás, alcanzando uno de los retornos al deporte más espectaculares hasta ahora y con madurez personal mayor, al ser padre de familia.

Como en todas las ediciones anteriores, unas más y otras menos, el Comité Organizador y el Comité Olímpico Internacional han vivido una serie de críticas antes del inicio de los Juegos; sin embargo, una vez que inician, las aguas toman su nivel y los eventos fluyen, esperemos que sea de la misma manera ahora con Río de Janeiro y que podamos disfrutar una gran ceremonia de apertura, así como de momentos extraordinarios y espectaculares por los verdaderos protagonistas de esta fiesta, los atletas de todo el mundo. México como delegación no es ajeno a esa misma situación, son históricos los problemas entre los organismos que dirigen el deporte y se incrementan casi siempre antes de uno del evento fundamental del ciclo olímpico, pero al parecer se han zanjado esas diferencias por el bien de los atletas y será el tiempo para seguir de manera puntual el desempeño de nuestros representantes. Que haya éxito. ¿Ustedes qué piensan?

Facebook: rotterjm
twitter@jmrotter