Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

Al 2015 se le recordará como un año por demás complicado para el deporte de alto rendimiento, con grandes escándalos, tanto a nivel nacional como internacional, en donde liderazgos en las más reconocidas federaciones han caído, algunos presos y otros en desprestigio; por otro lado algunas potencias como Rusia enfrentan sanciones por dopaje en el atletismo, pero tiene acusaciones en su deporte en general, por considerarse que se sigue una estrategia sistemática desde el gobierno. En México no nos salvamos desafortunadamente, con inscripciones fuera de reglamento en campeonatos mundiales y un conflicto abierto entre los principales organismos del deporte por acusaciones de corrupción y malos manejos, mismo que llegó hasta las esferas internacionales, con ya una sanción directa en el baloncesto nacional y a días de conocer el desenlace con respecto al Comité Olímpico Internacional y la participación de México en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Buscar los puntos necesarios y conseguir las plazas restantes para asistir a los Olímpicos será la tarea que buscarán los taekwondoínes nacionales en casa, lo cual sin duda será un factor importante para que este deporte se mantenga como gran protagonista. La realización del evento en México, con el apoyo de Conade, da una muestra clara que el conflicto actual contra las federaciones no es generalizado y que aunque algunas de las más representativas se encuentran en problemas, hay otras que están dispuestas a trabajar en coordinación con el gobierno, tanto federal como local.

Cuál debería ser el modelo de desarrollo del deporte en México? ¿Un deporte de Estado, con apoyo total de parte del gobierno o mixto, con participación activa de la iniciativa privada? Me inclino a pensar en lo segundo, aunque es cierto que en los últimos años el gobierno cumple con gran parte de la responsabilidad, quizá por desconfianza de la iniciativa privada, o porque simplemente no se les han hecho llegar proyectos de participación, sea como coorganizadores o como patrocinadores. El Sistema Internacional de Desarrollo del Deporte tiende a buscar un equilibrio entre la participación privada y la pública, ojalá que pronto México encuentre su rumbo y el modelo que más le conviene. ¿Ustedes qué piensan?

Facebook: rotterjm
twitter@jmrotter