Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

Algo que me resulta difícil de entender tiene que ver con que los Juegos Olímpicos no son un evento de representación de países, sino un certamen en el que participan personas, que a su vez son representadas por los organismos avalados por el Comité Olímpico Internacional de cada país, que se convierten en los Comités Olímpicos Nacionales, cuya nacionalidad se respeta como delegación, en colores de uniformes, uso de la bandera y el himno nacional, en común acuerdo de los gobiernos sin que esto represente afectar su autonomía como organismo de la sociedad civil, ¿confuso, verdad? pero cierto. Hoy se escribe, se escucha y se ve en todos los medios de comunicación de la República Mexicana, que México como país podría quedar fuera de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro del próximo año, por una injerencia directa del gobierno federal, a través de la Conade, en la autonomía del Comité Olímpico Mexicano y las federaciones. En caso de que el Comité Olímpico Internacional tome acciones y se llegue a esa medida extrema, los atletas podrán participar al ganar su calificación en los procesos, pero no en representación del país, sino de ellos mismos, bajo el amparo de la bandera olímpica, lo cual sería lamentable, pues si bien la ilusión de todo atleta de alto rendimiento es estar en unos Juegos Olímpicos, también lo es y en un alto nivel de importancia, que dicha representación sea como parte de la delegación del país, con sus colores y orgullo de portar la bandera.

Basarse y escudarse en la autonomía como organismo de la sociedad civil, avalado por los organismos internacionales, es un argumento válido, porque así está diseñado el movimiento deportivo de competencia a nivel mundial; sin embargo, lo anterior no exime tanto al Comité Olímpico Mexicano, la Codeme y las federaciones deportivas de ser auditadas y supervisadas por el órgano rector del deporte a nivel gobierno, que es la Conade, específicamente en los recursos que ésta aporta para el desarrollo del deporte competitivo. Las Asambleas de Asociados debieran exigir igual para los recursos autogenerados, ya que decir que no hay malos manejos y corrupción en el deporte, sería como querer tapar el sol con un dedo.

Comparto la necesidad de un cambio en la forma de hacer las cosas entre todos los actores relacionados en el desarrollo del deporte, quizá no en la estrategia, pero lo cierto es la necesidad que quienes estamos involucrados de una u otra forma, hagamos lo propio para asegurar que el uso de los recursos se haga de forma eficaz, eficiente y transparente, desde los atletas, familiares, dirigentes de asociaciones y los propios afiliados a las federaciones, quienes tienen el derecho de exigir a sus representantes. Ya en el pasado han caído dirigentes deportivos por malos manejos, seguro seguirán cayendo, lo relevante ahora será minimizar la afectación a los atletas en el proceso, por el contrario, que dichas acciones se conviertan en beneficios directos de corto plazo.

Facebook: rotterjm
twitter@jmrotter