Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

Ante los cambios que pretende la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), en específico al alto rendimiento, mucho tendrá que ver la conformación de la nueva Comisión de Deporte en la Cámara de Diputados en la reciente legislatura, sobre todo porque en la pasada hubo cambios importantes a la Ley de Cultura Física y Deporte, particularmente al suprimir las atribuciones que tenía la Confederación Deportiva Mexicana, como garante electoral de las Federaciones Nacionales y la creación de la Comisión de Vigilancia Electoral dentro de la Conade, situación que a la fecha no ha podido implementarse y tiene a las propias federaciones sin nadie quien las supervise en ese ámbito, más allá de sus respectivas federaciones internacionales.

Basándome en que la Comisión de Deportes de la Cámara de Diputados será presidida por el mismo partido en poder del Estado mexicano, me parece que habrá viabilidad en las negociaciones ante las necesidades actuales para el deporte de nuestro país. Lo relevante será que puedan entrar en la agenda de la totalidad de la Cámara, pues es bien sabido que habrá temas a los que se les dé mayor interés y prioridad, aun cuando los que vivimos y trabajamos para el deporte sepamos que muchos otros temas se podrían resolver con una buena política de Estado en materia de cultura, activación física y deporte, como sería la violencia y la obesidad.

Complementar una política social de desarrollo del deporte en general y del alto rendimiento en lo particular, articulada por el Estado, pero con participación de la iniciativa privada, fue uno de los grandes temas que se quedaron en el tintero en la pasada legislatura. Felipe Muñoz, medallista de oro en natación en los Juegos Olímpicos del 68 y quien presidió la Comisión de Deporte, buscaba regresar la deducibilidad a los donativos de las empresas y a las asociaciones civiles promotoras del deporte, estrategia que funciona muy bien en otros países y que hoy bien podría retomarse, si no en un 100%, sí en un porcentaje que permita dar viabilidad a proyectos de desarrollo con participación mixta, ya que hoy parece ser una responsabilidad total del gobierno federal y los estados. No hace falta inventar el hilo negro, solo estudiar, analizar y buscar la adaptación a la realidad de México, sobre experiencias exitosas en países como España, Gran Bretaña y más recientemente, cercano a nosotros, Colombia, donde un porcentaje de los impuestos al tabaco y la lotería nacional se asignan al deporte.

Facebook: rotterjm
twitter@jmrotter