Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

A la Ciudad de México bien se le podría ya nombrar la capital del deporte en el país, por la cantidad de eventos y actividades relacionadas con el deporte, tanto nacional como internacional, con las que cuenta. Basta con conocer lo que sucederá este fin de semana con el Maratón de la Ciudad de México, con 30 mil participantes y ubicado ya entre los 15 mejores del mundo, en solo tres años, desde que cambio su formato y estrategia. Por otro lado, el Preolímpico de Basquetbol, donde habrá sin duda gran nivel de competencia y la posibilidad de que México califique a los Juegos Olímpicos, siendo el factor local un aspecto que se ha aprovechado bien desde Guadalajara 2011. Otros eventos que vienen antes de terminar el 2015, son la Final de Copas del Mundo de tiro con arco, el Gran Premio de México de Fórmula Uno y los Juegos Corporativos Mundiales, evento en el que, por cierto, los invito a participar representando a su empresa.

Brindar un espacio donde se amalgame toda la industria del deporte, podría ser lo que hace falta en México para coordinar mejor los esfuerzos hacia la estrategia nacional de desarrollo, tanto en las bases, como en la élite para el alto rendimiento. Lo anterior lo comento pues me encuentro en la ciudad de Pittsburgh, Pensilvania, en un evento que se llama Sport Connect Marketplace, donde se reúnen los organizadores, asociaciones, gobierno y todos los tomadores de decisiones, en sesiones de trabajo perfectamente ordenadas, para generar las sinergias necesarias para llevar a cabo con éxito los eventos, tanto privados, como de las federaciones y organizaciones, tales como el mismo Comité Olímpico de Estados Unidos. Aquí se negocian desde el inicio las sedes potenciales, algunos patrocinios y las relaciones con los gobiernos, a través de las oficinas de turismo y del deporte.

Calidad y talento hay en la natación mexicana, ya lo habían demostrado Liliana Ibáñez y Long Gutiérrez Feng, ahora lo hacen los juveniles; en especial tres de ellos que ya han alcanzado la marca B para Río 2016: Natalia Jaspeado, José Ángel Martínez y Ricardo Vargas; este último, además, ubicándose entre los mejores ocho del mundo a nivel juvenil en dos de sus eventos, los 400 y 800 metros libre. Si así estamos con los errores cometidos en la gestión de este deporte, imaginen cómo sería teniendo coordinación, buena planificación, sin cambios de última hora en fechas o sedes de competencias fundamentales, un mayor intercambio de experiencias entre los técnicos y administrativos que estén trabajando a la altura de los objetivos, con una sólida comisión técnica, dando oportunidad a que la suma de todo lleve a contar con mayor apoyo de la iniciativa privada, y ahora también del mismo gobierno, por la confianza que se generaría de que las cosas tienen un rumbo adecuado. Los atletas merecen y necesitan contar con lo anterior, ¿sería mucho pedir? ¿Ustedes qué piensan?