Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

Arranca la fase final del tercer año deportivo del presente ciclo olímpico rumbo a Río de Janeiro 2016 con la Universiada Mundial en Corea del Sur, para seguir con los Juegos Panamericanos en Toronto y posteriormente los Mundiales en algunos deportes, por lo tanto habrá mucha actividad de los mejores atletas del país en los próximos días y semanas, donde algunos podrán obtener desde ahora la ansiada calificación olímpica y otros podrán evaluar su estado físico para proyectarse a la última fase de entrenamientos y competencias. Hay buenas expectativas con atletas ya consagrados, quienes han obtenido medallas en Olímpicos, Mundiales y en anteriores Juegos Panamericanos; sin embargo, también las hay en atletas de proyección reciente y que buscan calificar por primera vez a unos Juegos Olímpicos, siendo los primeros quizá los más obligados para seguir dando la cara por México por su trayectoria. Pero las competencias se ganan en el momento y no con la historia, muchas cosas pueden pasar en el proceso final, es lo interesante y atractivo, esperar el resultado.

 

Básico resulta en la fase final de preparación tener la intensidad en los entrenamientos que solo te da la competencia, es por ello que todos los atletas se encuentran compitiendo en diferentes frentes y certámenes previos al evento final al que hayan calificado para representar a México. El mundo del deporte en este sentido ha evolucionado y cada vez son necesarias más competencias para alcanzar la mejor forma física y emocional, lo anterior para poner en práctica la técnica, táctica y el enfoque que te da competir con atletas de igual o mejor nivel.

 

Contentos parecen estar los atletas con los uniformes para los Juegos Panamericanos de Toronto que les han ido entregando en el Comité Olímpico Mexicano, al menos eso es lo que han estado comentando en las redes sociales, algo que pudiera parecer un tema menor, pero créanme que no lo es; el atleta debe sentirse cómodo y seguro con las prendas de competencia principalmente, pero también con las específicas para eventos sociales, como la inauguración o ceremonias de premiación, pues eso hará que no se convierta en un tema más de preocupación, sino más bien uno de motivación, al ser prendas que incluyen los colores del país y ese orgullo puede trasladarse al momento de sus enfrentamientos o competencias. ¿Ustedes, qué piensan? 

 

Facebook: rotterjm

twitter@jmrotter